Mensajes

.

OTROS MENSAJES de la VIRGEN a los VIDENTES de MEDJUGORJE

Mirjana / Jakov / Ivan / Ivanka / Marija

    
Desde el comienzo de las apariciones de la Reina de la Paz, seis son los videntes de Medjugorje: Ivanka Ivankovich, Mirjana Dragicevich, Vicka Ivankovich, Ivan Dragicevich, Marija Pavlovich y Jakov Colo. De los seis, en la actualidad tres ven a la Santísima Virgen todos lo días: Vicka, Marija e Ivan. En cambio, Mirjana, Ivanka y Jakov dejaron de tener apariciones diarias para ver a la Santísima Virgen una vez al año. Esto está vinculado a los diez secretos que la Reina de la Paz ha dado en Medjugorje: los que han recibido los diez secretos dejan de verla todos los días, y los tres que tienen apariciones diarias conocen nueve de los diez secretos.

 

     Recopilamos a continuación los mensajes recientes dados por la Santísima Virgen a los videntes de Medjugorje.


.

Mensajes a Mirjana

 

    Mirjana tuvo apariciones diarias desde el 24 de junio de 1981 hasta el 25 de diciembre de 1982. El día de la última aparición diaria, después de confiarle el 10º secreto, la Virgen le dijo que durante el resto de su vida tendría la aparición anual el 18 de marzo. Mirjana también recibe a la Virgen los días 2 de mes para orar por “aquellos que aún no conocen el amor de Dios”.

1996/1997/1998/1999/2000/2001/2002/2003/2004/2005/2006/2007/2008/2009/

2010/2011/2012/2013/2014/

 

18 de marzo de 1996

Queridos hijos, deseo que reflexionen largamente este mensaje que hoy les doy por medio de mi servidora. Hijos míos, grande es el amor de Dios. No cierren sus ojos, no cierren sus oídos mientras les repito: ¡Grande es su Amor! Escuchen mi llamado y la súplica que les dirijo. Consagren sus corazones y hagan de ellos el hogar del Señor. Que Él more en ellos por siempre.

Mis ojos y mi corazón estarán aquí, aún cuando ya no aparezca. En todo actúen como les pido y guío hacia el Señor. No rechacen en ustedes el nombre de Dios, para no ser ustedes rechazados. Acepten mis mensajes, para que ustedes puedan ser aceptados. Decídanse, hijos míos, es el tiempo de la decisión. Sean justos e inocentes de corazón para que pueda guiarlos al Padre.  Por eso estoy aquí, por Su gran amor.

Gracias por estar aquí.

     La aparición comenzó a las 14 hs y duró 6 minutos. Mirjana dijo: “Al comienzo la Gospa estaba muy contenta y luego se entristeció. Al final estaba nuevamente gozosa. Rezamos dos Padrenuestros y dos Glorias por los presentes y por aquellos que aún no conocen el amor de Dios. Hablamos de muchas otras cosas que no puedo decirles. No hablamos de los secretos. La Virgen bendijo a todos los presentes y todos los objetos religiosos. Yo, Mirjana, que ví y sentí el amor de la Virgen, los invito a meditar de verdad y vivir este mensaje que la Gospa me dio”.

 

2 de marzo de 1997

Queridos hijos, rueguen por sus hermanos y hermanas que aún no han encontrado el amor del Padre, por aquellos para quienes la vida en la tierra es muy importante. Ábranle sus corazones y vean en ellos a mi Hijo que los ama. Sean mi luz e iluminen a todas las almas en las que reinan las tinieblas.

Gracias por haber respondido a mi llamado.

 

18 de marzo de 1997

Queridos hijos, como Madre les ruego que no continúen por el camino que han tomado. Éste es un camino sin amor por el prójimo y por mi Hijo. Sobre este camino sólo han de encontrar dureza y vacío en el corazón, y no la paz que todos anhelan. Solamente aquél que ve en el prójimo a mi Hijo y lo ama, es quien tendrá la paz verdadera. Aquél que deja que mi Hijo reine en su corazón sabe qué es la paz y la seguridad.

Gracias por haber respondido a mi llamado.

 

18 de marzo de 1998

Queridos hijos, los llamo a ser mi luz para iluminar a aquellos que aún viven en la oscuridad, para llenar sus corazones con la paz de mi Hijo.

Gracias por haber respondido a mi llamado.

     La aparición duró entre 4 y 5 minutos. La Virgen habló de los secretos y bendijo a todos los presentes.

 

18 de marzo de 1999

Queridos hijos, deseo que me entreguen sus corazones para conducirlos por el camino que lleva a la luz y a la vida eterna. No quiero que sus corazones se extravíen en la oscuridad del presente. Los ayudaré. Estaré con ustedes en ese camino para que puedan descubrir el amor y la misericordia de Dios. Como Madre les ruego que me lo permitan.

Gracias por haber respondido a mi llamado.

 

2 de enero de 2000

Nunca como hoy mi corazón pide su ayuda. Yo, su Madre, ruego a mis hijos para que puedan ayudarme a realizar aquello por lo que el Padre me ha enviado. Él me ha enviado en medio de ustedes porque su amor es grande. En este tiempo grande y santo en el que han entrado, oren de un modo especial por aquellos que no han experimentado el amor del Señor. Oren y esperen.

 

18 de marzo de 2000

Queridos hijos, no busquen vanamente la paz y el bienestar en cosas y lugares equivocados. No dejen que sus corazones se endurezcan amando la vanidad. Invoquen el nombre de mi Hijo. Recíbanlo en el corazón. Sólo en el Nombre de mi Hijo experimentarán el verdadero bienestar y la verdadera paz del corazón. Solamente así conocerán el amor de Dios y lo difundirán. Los invito a que se vuelvan mis apóstoles.

 

18 de marzo de 2001

Queridos hijos, hoy los llamo al amor y a la misericordia. Dense amor unos a otros así como el Padre de ustedes se los da. Sean misericordiosos (pausa) con el corazón. Hagan buenas obras, no dejen pasar mucho tiempo para hacerlas. Cada obra de misericordia que viene del corazón los acerca más a mi Hijo.    

    La aparición duró 5 minutos, desde las 9.45 hasta las 9.50 hs. La Virgen bendijo a todos y dio un mensaje. Ella fue firme y clara en sus palabras.

 

18 de marzo de 2002

Queridos hijos, como Madre les imploro: abran sus corazones, ofrézcanmelos y no teman nada. Yo estaré con ustedes y les enseñaré cómo poner a Jesús en el primer lugar. Yo les enseñaré a amarlo y a pertenecerle completamente. Comprendan, queridos hijos, que sin mi Hijo no hay salvación. Ustedes deben ser conscientes de que Él es su principio y su fin. Sólo siendo conscientes de esto serán felices y merecerán la vida eterna. Como su Madre, yo deseo esto para ustedes.

Gracias por haber respondido a mi llamado.

 

18 de marzo de 2003

Queridos hijos, particularmente en este santo tiempo de penitencia y oración los invito a una elección. Dios les ha dado la libertad para elegir la vida o la muerte. Escuchen mis mensajes con el corazón para discernir lo que deben hacer y cómo habrán de encontrar el camino hacia la vida. Hijitos míos, sin Dios ustedes no pueden hacer nada; no lo olviden ni siquiera un instante. Porque, qué son ustedes y qué serán en la tierra si de todas formas irán a parar bajo la tierra? No irriten a Dios, síganme en cambio hacia la vida.

Gracias por estar aquí.

    Varios miles de peregrinos se congregaron para rezar el Rosario en la Comunidad Cenáculo. La aparición comenzó a las 8.55 hs y duró hasta las 9.02 hs.

 

2 de octubre de 2003

    En su aparición mensual del 2 de octubre, Mirjana Soldo informó que la Santísima Madre le dio este mensaje con lágrimas en sus ojos:

Queridos hijos, denme totalmente sus corazones. Permítanme que los lleve a mi Hijo, que es la verdadera paz y felicidad. No dejen que el falso brillo que los rodea y que se les ofrece los engañe. No le permitan a satanás que reine en ustedes con la falsa paz y la falsa felicidad. Vengan a mí, yo estoy con ustedes.

2 de enero de 2004

Hoy les traigo a mi Hijo, su Dios. Abran sus corazones para saber cómo aceptarlo y llevarlo con ustedes. Acojan la felicidad y la paz que Él les ofrece. Gracias por haber respondido a mi llamado.


18 de marzo de 2004

¡Queridos hijos! También hoy, mirándolos con el corazón lleno de amor, deseo decirles que lo que buscan insistentemente, lo que anhelan, hijitos míos, está ante ustedes. Basta con que, con un corazón purificado, pongan a mi Hijo en primer lugar y entonces podrán ver. Escúchenme y permítanme conducirlos maternalmente a ello (Aparición anual de la Santísima Virgen a Mirjana).

2 de diciembre de 2004
Los necesito! Yo los estoy llamando! Necesito la ayuda de ustedes! Reconcíliense con ustedes mismos, con Dios, con su prójimo. De ese modo me ayudarán. Sean instrumentos de conversión para los que no creen. Enjuguen las lágrimas de mi rostro!

Queridos hermanos!
     Les envío la dirección web del video de la Aparición a Mirjana del día 2 de diciembre.
     Espero que puedan abrir los videos que figuran en esta página:
www.galemanno.it/medju/mirijana.htm 
sobre todo el de la aparición a Mirjana en que dio el mensaje del 2 de Diciembre. Me conmueve ver las lagrimas de la Virgen. También verán como la imagen de la Virgen en la estatua al final llora. Entre otras cosas me llamó la atención cómo cuando el sol da sobre el ojo izquierdo de Mirjana, estando en éxtasis, no hay contracción de la pupila. Eso para los que no creen!!!
Que lo disfruten!
P. Justo Antonio

Nota: si no pueden abrir la página, quizás sea necesario actualizar o bajar (es gratuito) el programa de Reproducción Multimedia.

 

Se pueden ver las fotos de Mirjana durante esta aparición y en otras anteriores, así como de otros videntes en: Galería de fotografías


2 de marzo de 2005
¡Queridos hijos! Hagan lo mismo que hago yo. Vengan, compartan amor y con vuestro propio ejemplo den mi Hijo a todos!

18 de marzo de 2005
¡Queridos hijos! Vengo a ustedes como Madre que, por sobre todas las cosas, ama a sus hijos. Hijos míos, también a ustedes deseo enseñarles a amar. Oro por esto. Oro para que en cada prójimo vuestro reconozcan a mi Hijo. El camino a mi Hijo, que es verdadera paz y amor, pasa a través del amor a todos los que los rodean. Hijos míos, oren y ayunen para que vuestro corazón esté abierto a esta intención mía.
    Este año varios miles de peregrinos se reunieron para rezar el Rosario en la Comunidad Cenáculo en Medjugorje. La aparición duró desde las 14:09 hasta las 14:14 hs.


2 de abril de 2005

     Por la mañana, como todos los días 2 del mes, Mirjana Soldo recibió su aparición en el nuevo edificio del Cenacolo y oró junto con la Santísima Virgen por los no creyentes. La atmósfera estaba cargada de emoción, sabiendo que el Papa Juan Pablo II se hallaba suspendido entre la vida y la muerte. Por lo tanto oramos con intenso fervor a nuestra Señora en el momento de la aparición encomendándolo entre sus manos. Una vez que Mirjana salió de su éxtasis dijo:
     "La Gospa nos ha bendecido a todos con su bendición maternal. Dijo que la mayor bendición que podíamos recibir aquí en la tierra es la de un sacerdote. También bendijo los artículos religiosos que habíamos llevado. Luego la Gospa dijo: "En este tiempo, les pido que renueven la Iglesia". Entonces yo (Mirjana) le dije, ¡Lo que pides es muy grande! ¿Soy capaz de hacerlo? ¿Somos capaces de hacerlo?. Y la Virgen contestó: "Pero mis queridos hijos, ¡yo siempre estaré con ustedes! Mis apóstoles, ¡siempre estaré con ustedes y los ayudaré! Renuévense ustedes mismos primero y renueven sus familias, y luego todo será más fácil".
     Mirjana también dijo que le había preguntado a la Virgen por el Papa, pero que Ella no había respondido. En cambio, rezaron juntas por él.

2 de mayo de 2005
¡Queridos hijos! Estoy con ustedes para conducirlos a todos a mi Hijo. Deseo llevarlos a todos a la salvación. Síganme, porque sólo así podrán encontrar la paz verdadera y la felicidad. Hijitos míos, vengan conmigo.
     La aparición tuvo lugar en la Comunidad Cenáculo en Bijakovici, Medjugorje. La mayoría de los peregrinos presentes eran de Italia. Ésta es la cuarta vez este año que Nuestra Señora le da un mensaje a Mirjana durante sus apariciones mensuales. La aparición comenzó a las 9:15 hs y duró cinco minutos.


2 de julio de 2005
Queridos hijos, como madre me alegro con ustedes, porque como una madre los llamo. Les estoy trayendo a mi Hijo, mi Hijo, vuestro Dios. Limpien sus corazones e inclinen sus cabezas ante vuestro único Dios. Permitan que mi corazón maternal salte de alegría. Gracias.
     La aparición mensual a Mirjana Soldo en la comunidad Cenacolo duró cinco minutos, desde las 9:07 hasta las 9:12.

2 de agosto de 2005
Queridos hijos, he venido a ustedes con las manos abiertas para tomarlos a todos en mi abrazo bajo mi manto. Pero, no puedo hacerlo mientras vuestro corazón esté lleno de luces falsas e ídolos falsos. Límpienlo y denle a mis ángeles la posibilidad de cantar en vuestro corazón. Y entonces los tomaré a todos bajo mi manto y les daré a mi Hijo, verdadera paz y verdadera felicidad. Hijos míos, no esperen. Gracias.

2 de octubre de 2005
Queridos hijos, vengo a ustedes como madre. Les traigo a mi Hijo, paz y amor. Purifiquen sus corazones y lleven a mi Hijo con ustedes. Den paz verdadera y alegría a los demás.

2 de diciembre de 2005
Queridos hijos, permitan que en este tiempo santo el amor y la gracia de mi Hijo se derrame sobre ustedes. Solamente los corazones puros, corazones llenos de oración y misericordia pueden sentir el amor de mi Hijo. Oren por aquellos que no tienen la gracia de sentir el amor de mi Hijo. Hijos míos, ayúdenme! ¡Gracias!

18 de marzo de 2006
¡Queridos hijos! En este tiempo cuaresmal los invito a la renuncia interior. El camino que los conduce a ello pasa a través del amor, el ayuno, la oración y las buenas obras. Sólo con una total renuncia interior reconocerán el amor de Dios y los signos del tiempo en el que viven. Serán testigos de estos signos y comenzarán a hablar de ellos. A eso deseo conducirlos. ¡Gracias por haber respondido a mi llamado!

     Varios miles de peregrinos se reunieron para rezar el Rosario que comenzó a las 8:45 de la mañana en la Comunidad Cenáculo. La aparición comenzó a las 13:59 y duró hasta las 14:04 hs.

2 de abril de 2006
Queridos hijos, estoy viniendo a ustedes porque deseo mostrarles con mi propio ejemplo la importancia de la oración para aquellos que no han llegado a conocer el amor de Dios. Pregúntense a ustedes mismos si me están siguiendo. Hijos míos, ¿no reconocen los signos de los tiempos? ¿No hablan de ellos? Vengan, síganme. Los llamo como una madre. Gracias por haber respondido.


2 de junio de 2006

     Según Mirjana, la Santísima Virgen bendijo a todos los presentes, los objetos religiosos y recogió las intenciones que cada uno le presentaba. No estaba alegre ni triste, sino seria y llena de amor. La Santísima Virgen dio el siguiente mensaje:
"El único camino posible es mi Hijo. No podrán tener paz ni alegría si a Dios no le dan el primer lugar en sus vidas".
     Ha subrayado la importancia de la bendición sacerdotal, diciendo: "Cuando el sacerdote bendice es mi Hijo quien los bendice" (es decir, quiere hacernos conscientes de la importancia de la bendición que da el sacerdote. Más de una vez insistió en que la suya es bendición maternal pero la que da el sacerdote es la de Jesucristo. Por eso, luego de bendecir Ella los objetos pide que los sacerdotes también los bendigan...).
     Luego, habló con Mirjiana sobre las cosas que van a pasar. Se despidió diciendo: "¡Vayan en Paz!".

2 de julio de 2006
Queridos hijos, Dios los creó con libre albedrío para comprender y para elegir entre la Vida y la Muerte. Yo, como Madre, con amor maternal deseo ayudarlos a comprender y elegir la vida. Hijos míos, no se engañen a ustedes mismos con una falsa paz y una falsa alegría. Permítanme, hijos míos, mostrarles el verdadero camino, el camino que conduce a la vida: mi Hijo. Gracias.

2 de agosto de 2006

Queridos hijos: en estos tiempos difíciles, yo vengo a ustedes para mostrarles el camino hacia la paz. Les amo con amor inmenso y deseo que también ustedes se amen los unos a los otros y que en todos vean a mi Hijo, el Amor inmenso. El camino hacia la paz pasa sólo, sólo, por medio del amor. Dénme la mano a mí, a su Madre, y permítanme que los guíe. Yo soy la Reina de la Paz. Les agradezco. 

2 de setiembre de 2006
Los estoy reuniendo bajo mi manto materno para ayudarlos a llegar a conocer el amor de Dios y su grandeza. Hijos míos, Dios es grande. Grandes son sus obras. No se engañen a ustedes mismos pensando que pueden hacer algo sin Él. Ni siquiera podrán dar un paso, hijos míos. En cambio manifiesten y testimonien su amor! Estoy con ustedes. Gracias. 
     M
irjana agregó después, que finalmente vio los signos que los otros videntes ven: el sol, un corazón y la cruz luminosa y al final el cielo abierto. Presentes más de 7 mil personas.

2 de octubre de 2006

Queridos hijos, vengo en este vuestro tiempo para llamarlos a la eternidad. Éste es el llamado de amor. Los invito a amar, porque solamente a través del amor llegarán a conocer el amor de Dios. Muchos piensan que tienen fe en Dios y que conocen sus leyes. Tratan de vivir de acuerdo a ellas pero no hacen lo que es lo más importante, no lo aman a Él. Hijos míos, oren y ayunen. Éste es el camino que los ayudará a abrirse y a amar. Sólo por medio del amor de Dios se gana la eternidad. Estoy con ustedes. Los conduciré con amor maternal. Gracias por haber respondido.
Hijos míos, las manos de los sacerdotes son las manos benditas de mi Hijo, respétenlas.

2 de noviembre de 2006
Queridos hijos, mi venida a ustedes, hijos míos, es amor de Dios. Dios me está enviando para advertirles y para mostrarles el recto camino. No cierren sus ojos ante la verdad, hijos míos. El tiempo de ustedes es breve. No permitan que los engaños comiencen a gobernarlos. El camino por el que deseo conducirlos es el camino de la paz y del amor. Éste es el camino que lleva a mi Hijo, vuestro Dios. Denme sus corazones para que pueda yo poner a mi Hijo en ellos y hacer de ustedes mis apóstoles, apóstoles de paz y amor. ¡Gracias!.
     Luego, Nuestra Señora agregó: No olviden en sus oraciones a sus pastores (sacerdotes, párrocos).

2 de diciembre de 2006

Queridos hijos, en este tiempo gozoso de la espera de mi Hijo, deseo que todos los días de sus vidas en la tierra sean una espera alegre de mi Hijo. Los llamo a la santidad. Los invito a ser mis apóstoles de santidad para que, a través de ustedes, la Buena Nueva ilumine a todos aquellos a quienes encuentren. Ayunen y oren, y estaré con ustedes. ¡Gracias!
    
La  Virgen bendijo a todos los presentes y a todos los objetos religiosos con su bendición maternal y recordó la importancia de la bendición sacerdotal.  

2 de enero de 2007
Queridos hijos, en este tiempo santo lleno de las gracias de Dios y de su amor que me envía a ustedes, les imploro que sus corazones no sean de piedra. Que el ayuno y la oración sean sus armas para acercarse y empezar a conocer a Jesús, mi Hijo. Síganme y sigan mi ejemplo luminoso. Yo los ayudaré. Estoy con ustedes. Gracias.

 

2 de marzo de 2007
      Dijo la Virgen: “Esta mañana les hablaré de lo que han olvidado, se trata del amor”. 
“Queridos hijos, mi nombre es amor. El hecho que yo esté en medio de ustedes durante tanto tiempo es el amor, porque el Gran Amor me envía. Lo mismo pido de ustedes. Pido el amor en las familias, pido que reconozcan el amor en el hermano de ustedes. Sólo así, por medio del amor, verán el Rostro del más grande Amor. Que el ayuno y la oración sean vuestra guía. Abran sus corazones al amor, es decir, a la salvación. ¡Gracias!”.
     Mirjana dijo que la Virgen bendijo a todos los presentes así como a los objetos religiosos.

 

18 de marzo de 2007

Queridos hijos, vengo a ustedes como Madre con regalos. Vengo con amor y misericordia. Queridos hijos, el mío es un corazón grande. Deseo que todos sus corazones sean en él purificados por el ayuno y la oración. Deseo que, a través del amor, nuestros corazones juntos triunfen. Deseo que por medio de ese triunfo puedan ver la auténtica Verdad, el auténtico Camino y la Vida auténtica. Deseo que puedan ver a mi Hijo. Gracias.  
    
Nuestra Señora nos bendijo a todos y a todos los objetos religiosos. Nuevamente, subrayó que esa era sólo la bendición Maternal y pidió oraciones diarias para aquellos a quienes, dijo, “mi Hijo ha elegido y bendecido”. Mirjana aclaró que entendía que Nuestra Señora se refería a los sacerdotes.
     Varios miles de peregrinos se reunieron para rezar el Rosario que comenzó a las 8.45 de la mañana en la comunidad “Cenáculo”. La aparición comenzó a las 14:07 y duró hasta las 14:12 hs.

2 de abril de 2007
Queridos hijos, no sean de corazón duro ante la misericordia de Dios, la que Él les ha estado derramando durante tanto tiempo. En este tiempo especial de oración, permítanme transformar sus corazones para que puedan ayudarme a tener a mi Hijo resucitado en todos los corazones y que mi corazón pueda triunfar. Gracias.

2 de mayo de 2007
Queridos hijos, hoy vengo a ustedes con el deseo materno de que me den sus corazones. Hijos míos, dénmelos con total confianza y sin miedo. Pondré en sus corazones a mi Hijo y su misericordia. Entonces, hijos míos, mirarán con ojos diferentes al mundo que los rodea. Verán a su prójimo. Verán su pena y sufrimiento. No den vuelta la cara a aquellos que sufren, porque mi Hijo aparta su rostro de aquellos que así lo hagan. Hijos, no duden.

2 de junio de 2007
Queridos hijos, en este tiempo difícil también el amor de Dios me envía a ustedes. Hijos míos, no teman, yo estoy con ustedes. Con total confianza denme sus corazones para que pueda ayudarles a reconocer los signos del tiempo en el que viven. Los ayudaré a conocer el amor de mi Hijo. Yo triunfaré a través de ustedes. Gracias.
     La Santísima Virgen bendijo a todos los presentes y todos los objetos religiosos. Una vez más invitó a rezar por los sacerdotes y recordó que la bendición sacerdotal es la de su Hijo Jesús.

 

2 de julio de 2007
Queridos hijos, hoy vengo a ustedes en el gran amor de Dios para conducirlos por el camino de la humildad y la mansedumbre. La primera estación de este camino, hijos míos, es la confesión. Renuncien a vuestro orgullo y arrodíllense ante mi Hijo. Comprendan, hijos míos, que nada tienen y nada pueden. Lo único que es de ustedes, que poseen, es el pecado. Purifíquense y acepten la mansedumbre y la humildad. Mi Hijo habría podido vencer con la fuerza, pero eligió la mansedumbre, la humildad y el amor. Sigan a mi Hijo y denme sus manos para que, juntos, subamos el monte y venzamos. Gracias.

     Nuevamente la Virgen hablo de la importancia de los sacerdotes y de la bendición sacerdotal.  

 

2 de agosto de 2007
Queridos hijos, hoy veo sus corazones y, viéndolos, mi corazón se oprime por el dolor. Hijos míos, les pido amor incondicional y puro hacia Dios. Sabrán que están en el recto camino cuando estando con el cuerpo en la tierra estén siempre con el alma en Dios. A través de este amor incondicional y puro verán a mi Hijo en cada hombre. Sentirán la unión en Dios. Yo como Madre seré feliz porque tendré sus corazones santos y unidos. Queridos hijos, obtendré la salvación de ustedes. Gracias. 

     Mirjana también dijo: “Al comienzo de la aparición, la Virgen hizo ver lo que nos espera si en nuestros corazones no hay santidad y unión fraterna en Cristo. No fue nada lindo. Nos exhortó a rezar por nuestros pastores porque, dijo, sin ellos no hay unidad".

2 de setiembre de 2007

Queridos hijos, en este tiempo de los signos de Dios, no tengan miedo porque estoy con ustedes. El gran amor de Dios me envía para conducirlos a la salvación. Denme sus corazones simples, purificados por el ayuno y la oración. Solamente en la simplicidad de sus corazones está su salvación. Estaré con ustedes y los conduciré. Gracias.
     La Virgen bendijo a todas las personas presentes y a los objetos religiosos.

 

2 de octubre de 2007
Queridos hijos, los invito a que, con el corazón abierto y con plena confianza, me acompañen en mi divina misión. El camino por el cual los conduzco a Dios es difícil, pero de perseverancia, y al final todos nos alegraremos en Dios. Por ello, hijos queridos, no cesen de orar por el don de la fe. Sólo a través de la fe la Palabra de Dios será luz en esta tiniebla que los quiere envolver. No teman, estoy con ustedes. Gracias.
     Al final Mirjana dijo: “lo que he visto lo describiría como una intensa luz mientras el cielo se abría y a través de esta luz entró la Virgen  en el cielo”.

     La Virgen bendijo a todas las personas presentes y a los objetos religiosos.

2 de noviembre de 2007
Queridos hijos, hoy los invito a abrir vuestro corazón al Espíritu Santo, permítanle transformarlos. Hijos míos, Dios es bien supremo y por esto, como Madre, les ruego, oren, oren, oren, ayunen y esperen: es posible alcanzar este bien porque este bien nace del amor. El Espíritu Santo reforzará este amor en ustedes y podrán llamar a Dios vuestro Padre. A través de este amor supremo amarán sinceramente a todas las personas y en Dios les considerarán hermanos y hermanas. Gracias.
     Durante la bendición la Virgen dijo: Por el camino por el que los llevo a mi Hijo, caminan junto a mí aquellos que los representan.

2 de diciembre de 2007

      La Virgen estaba muy triste. Durante todo el tiempo de la aparición tenía los ojos con lágrimas:

Queridos hijos, mientras miro vuestros corazones, el mío se llena de dolor y se estremece. Hijos míos, deténganse por un momento y miren en sus corazones. Está Mi Hijo, vuestro Dios, verdaderamente en el primer lugar? Son sus leyes verdaderamente la medida de vuestras vidas? Nuevamente les advierto: sin fe no hay cercanía con Dios, no está presente la Palabra de Dios que es la luz de la salvación y la luz del buen sentido.

     Agregó Mirjana: -con dolor le rogué a la Virgen que no nos dejara, que no quitara las manos de nosotros. A mi pedido, Ella hizo una sonrisa dolorosa y se fue. Esta vez no dijo “gracias”. Nos bendijo a todos y a los objetos religiosos-.

La filmación de la aparición a Mirjana del 2 de diciembre puede verse en:
www.dmisericordiamed.it/Mirjana2Dic07.htm


2 de enero de 2008

Queridos hijos, es con toda la fuerza de mi corazón que los amo y me doy a ustedes. Como la madre lucha por sus hijos, yo rezo y lucho por ustedes. A ustedes les pido: no teman abrirse para que puedan amar y darse a los otros con el corazón. Cuanto más lo hagan con el corazón más acogerán y mejor comprenderán a mi Hijo y su don a ustedes. Que todos los reconozcan por medio del amor de mi Hijo y mío. Gracias.

     La Gospa bendijo a todos los presentes y a los objetos religiosos. Pidió oración y ayuno por nuestros pastores.

2 de febrero de 2008
¡Queridos hijos! Estoy con ustedes. Como Madre los reúno porque deseo borrar de sus corazones lo que ahora veo. Acepten el amor de mi Hijo y eliminen del corazón el miedo, el dolor, el sufrimiento y la desilusión. Los he elegido especialmente para que sean la luz del amor de mi Hijo. Gracias.

2 de marzo de 2008

Queridos hijos, les imploro especialmente en este tiempo de Cuaresma que respondan a la bondad de Dios, porque Él los ha elegido y Él me ha enviado entre ustedes. Purifíquense de los pecados y en Jesús, mi Hijo, reconozcan el sacrificio de reparación por los pecados de todo el mundo. Que Él sea el sentido de sus vidas y que sus vidas se vuelvan al servicio del amor divino de mi Hijo. Gracias, hijos míos!

18 de marzo de 2008
     Este año varios miles de peregrinos se reunieron para rezar el Rosario en la Comunità Cenacolo, en Medjugorje. La aparición duró desde las 14:01 hasta las 14:08 hs.  

   Mirjana transmitió lo siguiente:

Nunca había visto a la Virgen dirigirse a nosotros de este modo. Extendió sus brazos hacia nosotros y con sus manos extendidas dijo:

Queridos hijos, hoy extiendo mis manos hacia ustedes. No tengan miedo de aceptarlas. Ellas quieren darles amor, paz y ayudarlos en la salvación. Por ello, hijos míos, tómenlas. Llenen mi corazón de felicidad y yo los guiaré hacia la santidad. El camino por el que los guío es difícil, lleno de pruebas y de caídas. Estaré con ustedes y mis manos los sostendrán. Sean perseverantes para que al fin del camino todos juntos podamos, en la alegría y en el amor, tenernos de las manos con mi Hijo. Vengan conmigo, no tengan miedo. Gracias!

2 de abril de 2008

Queridos hijos, también hoy, estando con ustedes en el gran amor de Dios, deseo preguntarles: ¿Están ustedes conmigo también? ¿Está el corazón de ustedes abierto a mí? ¿Me permiten purificarlo y prepararlo para mi Hijo? Hijos míos, ustedes han sido elegidos porque, en vuestro tiempo, la gran gracia de Dios descendió a la tierra. No duden en aceptarla. Gracias.     

     La Santísima Virgen bendijo a todos los presentes y a todos los artículos religiosos. Cuando se iba dejó tras de sí, en la profundidad azul una bellísima cálida luz. 
     La aparición comenzó a las 9.00 de la mañana y duró cinco minutos.


2 de mayo de 2008

Queridos hijos, yo estoy aquí con ustedes, en este lugar, por voluntad de Dios. Deseo que ustedes me abran sus corazones y me acepten como madre. Con mi amor les enseñaré la sencillez de la vida y la riqueza de la misericordia y los conduciré a mi Hijo. El camino hacia Él puede ser difícil y doloroso pero no teman, estaré con ustedes. Mis manos los sostendrán hasta el final, hasta la eterna felicidad; por ello no teman y ábranse a mí. Gracias.     

La Santísima Virgen dijo luego: 

     Oren por los sacerdotes. Mi Hijo se los dio como un don.

2 de junio de 2008
Queridos hijos, estoy con ustedes por la gracia de Dios, para hacerlos grandes –grandes en la fe y en el amor- a todos ustedes! A ustedes, cuyos corazones se han vuelto duros como piedra por el pecado y la culpa (mientras decía esto, la Virgen miraba a los presentes a quienes se refería, con expresión de dolor y lágrimas en sus ojos), y a ustedes almas devotas, deseo iluminarlas con la fuerza de la fe y abrirles los caminos del amor y de la esperanza. Sean perseverantes, yo estaré con ustedes.

     La Santísima Virgen bendijo a las personas, los objetos religiosos y las intenciones.


2 de julio de 2008

Queridos hijos, es con amor maternal que deseo alentarlos a amar a vuestro prójimo. Que mi Hijo sea la fuente de ese amor. Él, que podría haber hecho todo por la fuerza, eligió el amor y les dio el ejemplo. También hoy, a través mío, Dios les manifiesta una inmensa bondad y ustedes, hijitos, están obligados a responder. Compórtense hacia las almas que encuentran con igual bondad y generosidad. Que vuestro amor los convierta. Así mi Hijo y su amor resucitarán en ustedes. Gracias.

 

      La Santísima Virgen agregó: “Vuestros pastores (se refiere a los sacerdotes) deben estar en vuestros corazones y en vuestras oraciones”.

2 de agosto de 2008
Queridos hijos, en mi venida a ustedes, aquí entre ustedes, se refleja la grandeza de Dios y se abre el camino a la felicidad eterna. No se sientan débiles, solos o abandonados. Junto con la fe, la oración y el amor suban la colina de la salvación. Que la Misa, que es el acto más sublime y poderoso de vuestra oración, sea el centro de vuestra vida espiritual. Crean y amen, hijos míos. Aquellos a quienes mi Hijo eligió y llamó los ayudarán también en esto. A ustedes y a ellos especialmente les doy mi bendición maternal. Gracias.

2 de setiembre de 2008

¡Queridos hijos! Hoy los llamo, con mi corazón de Madre, a reunirse en torno a mí para amar a vuestro prójimo. Hijos míos, deténganse. Miren en los ojos de vuestro hermano y vean a mi Hijo Jesús. Si ven alegría, alégrense con él. Si en los ojos de tu hermano hay dolor, aléjenlo con vuestra ternura y bondad, porque sin amor están perdidos. Sólo el amor es efectivo, hace milagros. El amor les dará la unión en mi Hijo y la victoria de mi Corazón. Por eso, hijos míos, amen.

     Una vez más invitó a la oración por nuestros pastores.

Nota: algunos, entre ellos Mirjana, interpreta que por "pastores" la Santísma Virgen se refiere a los sacerdotes. Otros creen que alude más específicamente a los obispos. Recemos eentonces por todos los obispos y también por todos los otros sacerdotes.

 

2 de octubre de 2008
Queridos hijos, los llamo nuevamente a la fe. Mi corazón de Madre desea que vuestro corazón se abra para poder decirles: crean. Hijos míos, únicamente la fe les dará fuerzas en las pruebas. La fe les renovará el alma y les abrirá los caminos de la esperanza. Estoy con ustedes. Los reúno en torno a mí porque quiero ayudarlos para que también ustedes puedan ayudar a vuestro prójimo en el descubrimiento de la fe, única alegría y felicidad de la vida. Gracias.

     La Virgen bendijo a todos los presentes y a todos los objetos religiosos y una vez más nos llamó a rezar por los sacerdotes especialmente en este tiempo.

2 de noviembre de 2008

Queridos hijos, hoy los llamo a una completa unión con Dios. Sus cuerpos están en la Tierra, pero les pido que sus almas estén cada vez más cerca de Dios. Lograrán esto a través de la oración con un corazón abierto. De esa forma le agradecerán a Dios la inmensa bondad que les regala a través mío y, con un corazón sincero, recibirán la tarea de tratar a las almas con las que se encuentren con la misma bondad que reciben. Gracias, hijos míos. 

     Nuestra Señora agregó: Con el corazón le ruego a Dios para que les dé fuerza y amor a sus pastores para que los ayuden y guíen en esta tarea.

2 de diciembre de 2008

¡Queridos hijos! Dios los ha elegido para realizar sus grandes proyectos en este santo tiempo de alegre espera. Hijos míos, sean humildes. Por medio de vuestra humildad Dios, con su sabiduría, hará de sus almas una morada elegida. La iluminarán con las buenas obras y así, con corazón abierto, esperarán el nacimiento de mi Hijo en todo su amor generoso. Les doy gracias, hijos queridos.

2 de enero de 2009
Queridos hijos, mientras que una gran gracia del cielo les es prodigada a ustedes, sus corazones permanecen duros y sin respuesta. Hijos míos, ¿por qué no me entregan completamente sus corazones? Sólo deseo poner en ellos paz y salvación: poner a mi Hijo. Con mi Hijo, sus almas alcanzarán nobles metas y nunca se perderán. Aún en la mayor oscuridad encontrarán el camino. Queridos hijos, decídanse por una nueva vida con el nombre de mi Hijo en sus labios. Gracias.


La filmación de la aparición a Mirjana del 2 de enero puede verse en:
www.dmisericordiamed.it/mirjana2gen09.htm


2 de febrero de 2009
¡Queridos hijos! Hoy con mi amor maternal deseo recordarles el inconmensurable amor de Dios y la paciencia que de él fluye. El Padre de ustedes me envía y espera. Espera sus corazones abiertos y dispuestos para sus obras. Espera sus corazones unidos en el amor cristiano y la misericordia en el espíritu de mi Hijo. Hijos, no malgasten el tiempo, porque no les pertenece. Gracias.

2 de marzo de 2009

Queridos hijos, estoy aquí en medio de ustedes. Veo en sus corazones heridos e inquietos. Ustedes se han perdido, hijos míos. Sus heridas del pecado se están volviendo cada vez mayores y los están alejando siempre más de la auténtica verdad. Buscan la esperanza y la consolación en los lugares equivocados, mientras yo les estoy ofreciendo la sincera devoción que se nutre de amor, sacrificio y verdad. Les doy a mi Hijo.

18 de marzo de 2009

     Este año varios miles de peregrinos se reunieron para orar el Rosario en la Cruz Azul. La aparición comenzó a las 13:52 y duró hasta las 13:58.

     Queridos hijos, hoy los invito a que miren sincera y largamente en sus corazones. ¿Qué verán en ellos? ¿Dónde está mi Hijo en ellos y dónde el deseo de seguirme hacia Él? Hijos míos, que este tiempo de renuncia sea un tiempo en el cual se pregunten a ustedes mismos: ¿Qué quiere Dios de mí personalmente? ¿Qué debo hacer? Oren, ayunen y tengan el corazón lleno de misericordia. No olviden a sus pastores. Oren para que no se pierdan y permanezcan en mi Hijo, para que sean buenos pastores para sus rebaños.
     La Virgen ha mirado a todos los presentes y continuó diciendo: Nuevamente les digo, si supieran cuánto los amo llorarían de alegría. Gracias.

2 de abril de 2009

Queridos hijos, el amor de Dios está en mis palabras. Hijos míos, es el amor que desea conducirlos a la justicia y a la verdad. Es el amor que les quiere salvar de sus ilusiones. ¿Y ustedes, hijos míos? Sus corazones permanecen cerrados. Son duros. No responden a mis llamados. No son sinceros.

     Mirjana sintió un fuerte dolor y rogó que no nos abandone.
     La Virgen dijo: Ruego con Corazón materno porque quiero que todos ustedes resuciten en mi Hijo. Gracias.

2 de mayo de 2009

     Según Mirjana: "Nuestra Señora estaba muy triste. Sólo dio un mensaje y nos bendijo". El mensaje es el siguiente:
     ¡Queridos hijos! Hace ya un largo tiempo que les estoy dando mi corazón materno y ofreciéndoles a mi Hijo. Ustedes me están rechazando. Están permitiendo que el pecado los venza más y más. Le están permitiendo que los domine y les quite vuestro poder de discernimiento. Mis pobres hijos, miren alrededor vuestro y vean los signos de los tiempos. ¿Piensan acaso que pueden hacer algo sin la bendición de Dios? No dejen que las tinieblas los envuelvan. Desde lo profundo de sus corazones clamen a mi Hijo. Su Nombre dispersa aún las mayores tinieblas. Estaré con ustedes, sólo llámenme: “Aquí estamos Madre, guíanos”. Gracias.


2 de junio de 2009

¡Queridos hijos! Mi amor busca vuestro completo e incondicional amor, el que no ha de dejarles como son; el que en cambio los cambiará y enseñará a confiar en mi Hijo. Hijos míos, con mi amor los estoy salvando y haciendo verdaderos testigos de la bondad de mi Hijo. Por ello, hijos míos, no teman en dar testimonio de amor en el nombre de mi Hijo. Gracias.
   
  Mientras la Santísima Virgen nos dejaba, vio Mirjana una cruz y, en medio de la cruz, un corazón rodeado de espinas. De acuerdo al testimonio de Mirjana “No estaba triste Nuestra Señora”.


2 de julio de 2009

¡Queridos hijos! Yo los llamo porque los necesito. Necesito corazones preparados para un amor inmenso. Corazones que no estén apesadumbrados con lo vano. Corazones que estén prontos a amar como ha amado mi Hijo, que estén dispuestos a sacrificarse como se ha sacrificado mi Hijo. Los necesito. Para poder venir conmigo perdónense ustedes mismos, perdonen a los demás y póstrense en adoración ante mi Hijo. Adoren por los que no lo han conocido, por los que no lo aman. Por eso los necesito, por eso los llamo. Les doy las gracias.


2 de agosto de 2009
Miles de personas estuvieron presente en la Cruz Azul, al pie de la colina de las Apariciones, para el mensaje mensual a la vidente Mirjana Soldo. Después de la aparición, Mirjana transmitió el siguiente mensaje de la Santísima Virgen:

Queridos hijos, estoy viniendo, con mi amor maternal, para indicar el camino por el que han de transitar, para que puedan ser lo más semejantes a mi Hijo, y así, estar más cerca de Dios y agradarle más. No rechacen mi amor. No renuncien a la salvación y a la vida eterna por ir tras lo fugaz y la frivolidad de la vida. Estoy entre ustedes para conducirlos y, como madre, para advertirles. Vengan conmigo.
     Mirjana dijo que la Santísima Virgen apareció con el sol brillante detrás de Ella durante todo el tiempo de la aparición. Al mismo tiempo, miles de asistentes a la aparición pudieron ver el llamado milagro del sol, sin daño alguno.

2 de setiembre de 2009
Queridos hijos, hoy los invito con corazón materno a que aprendan a perdonar completamente y sin condiciones. Ustedes sufren injusticias, traiciones y persecuciones, pero por esto están más cerca y son más queridos por Dios. Hijos míos, oren por el don del amor. Sólo el amor perdona todo, como hizo mi Hijo. ¡Síganlo! Estoy en medio de ustedes y oro para que cuando estén frente al Padre puedan decir: “aquí estoy, Padre, he seguido a tu Hijo, he amado y perdonado con el corazón porque creía en tu juicio y confío en Ti". Gracias.


2 de octubre de 2009

Queridos hijos, mientras los miro mi corazón se contrae del dolor. ¿Dónde están yendo, hijos míos? ¿Están tan inmersos en el pecado que no saben detenerse? Se justifican con el pecado viviendo en él. Arrodíllense ante la cruz y miren a mi Hijo. Él ha derrotado al pecado y murió, para que ustedes, hijos míos, puedan vivir. Permítanme ayudarlos, para que no mueran, sino que vivan con mi Hijo para siempre. Gracias.

2 de noviembre de 2009

Queridos hijos, hoy también estoy entre ustedes para mostrarles el camino que los ayudará a conocer el amor de Dios. Amor de Dios que les ha permitido sentirlo como Padre e invocarlo como Padre. Espero de ustedes que miren con sinceridad en sus corazones y vean cuánto lo aman. ¿Es el último en ser amado? Circundados de bienes, ¿cuántas veces lo han traicionado, negado y olvidado? Hijos míos, no se engañen con los bienes terrenales. Piensen en el alma que es más importante que el cuerpo. Purifíquenla. Invoquen al Padre. Él los espera, vuelvan a Él. Yo estoy con ustedes porque Él, en su misericordia, me envía. Gracias.

2 de diciembre de 2009

Queridos hijos, en este tiempo de preparación y de gozosa espera, yo, como Madre, deseo indicarles qué es lo más importante para vuestra alma. ¿Puede mi Hijo nacer en ella? ¿Está por el amor purificada de mentiras, soberbia, odio y maldad? ¿Ama vuestra alma por encima de todo a Dios como Padre y al hermano en Cristo? Yo les indico el camino que elevará vuestra alma a la completa unión con mi Hijo. Deseo que mi Hijo nazca en vosotros. ¡Qué alegría sería para mí, Madre! Gracias.

1 de enero de 2010-Día de la Madre de Dios
     Fue en el Podbrdo y apareció a las 22:47 h, en la proximidad de la estatua que la representa. La noche fue como el día, que estuvo lloviendo y frío. Miles de peregrinos se reunieron. Después de la aparición Marija dijo que la Santísima Virgen vino en una nube, vestida de gris con velo blanco. Vino con una multitud de ángeles y estaba muy feliz. Dio el siguiente mensaje: 
     Queridos hijos, gracias. Ustedes son mi esperanza. A todos los bendigo. Ustedes son mi alegría. Manténgase en la conversión y vivan mis mensajes con alegría.

2 de enero de 2010
    
Queridos hijos, hoy los invito a que, con plena confianza y amor, se pongan en camino conmigo, porque deseo conducirlos al conocimiento de mi Hijo. No teman, hijos míos, estoy aquí con ustedes, estoy junto a ustedes. Les muestro el camino para perdonarse a ustedes mismos, perdonar a los otros, y con arrepentimiento sincero de corazón, arrodillarse ante el Padre. Hagan que muera todo lo que en ustedes les impide amar y salvarse. Que puedan estar con Él y en Él. Decídanse por un nuevo comienzo, un inicio de amor sincero a Dios mismo. Gracias.

2 de febrero de 2010
     Mirjana tuvo la aparición en Nápoles y a la misma acudieron decenas de miles de personas:

     Queridos hijos, con amor maternal los llamo hoy a ser faro de luz para todas las almas que vagan en la oscuridad del desconocimiento del amor de Dios. Para que puedan iluminar con el mayor resplandor y atraer la mayor cantidad de almas posible, no permitan que las falsedades que salgan de sus bocas acallen sus conciencias. ¡Sean perfectos! Los guío con mano materna, con mano de amor. Gracias. 

2 de marzo de 2010

     Ya desde antes de las 6 de la mañana había peregrinos bajo la lluvia ante la cruz azul, esperando la aparición y rezando incesantemente rosarios. Mirjana llegó algo pasadas las 8:30 hs, arrodillándose de inmediato y comenzando a rezar. Muy poco después comenzó la aparición. A Mirjana se la vio llorar, sonreír, fruncir el ceño, mover la cabeza y hablar con la Santísima Virgen. La aparición duró 5 minutos. Pese a la lluvia y a la fría temperatura, grande era el gozo de los presentes. El siguiente mensaje le fue dado a Mirjana:

     Queridos hijos, en este tiempo especial de vuestro esfuerzo por estar lo más cerca de mi Hijo, de su sufrimiento, pero también del amor con el que Él lo ha llevado, deseo decirles que estoy con ustedes. Los ayudaré a vencer los encandilamientos y las pruebas con mi gracia. Les enseñaré el amor, el amor que cancela todos los pecados y los hace a ustedes perfectos. El amor que les da la paz de mi Hijo, ahora y para siempre. La paz esté con ustedes y en ustedes, porque yo soy la Reina de la Paz. Gracias.

18 de marzo de 2010
Queridos hijos, hoy los invito a amar con todo su corazón y con toda su alma. Oren por el don del amor, porque cuando el alma ama llama a sí a mi Hijo. Mi Hijo no rechaza a aquellos que lo llaman y que desean vivir de acuerdo a Él. Oren por aquellos que no comprenden el amor, que no saben qué es amar. Oren para que Dios sea para ellos Padre y no Juez. Hijos míos, sean mis apóstoles, sean mi río de amor. Los necesito. Gracias. 
     La aparición tuvo lugar esta vez en la Cruz Azul. Comenzó a las 13.50 h y duró 4 minutos.

2 de abril de 2010
Queridos hijos, hoy los bendigo especialmente y les ruego que vuelvan al verdadero camino de mi Hijo, vuestro Salvador, vuestro Redentor, que les ha dado la vida eterna. Reflexionen sobre lo que es humano y sobre todo aquello que no les permite seguir a mi Hijo: las cosas pasajeras, la imperfección y las limitaciones, y luego piensen en mi Hijo, en su divina inmensidad. Dónense ustedes mismos y con la oración dignifiquen el cuerpo y perfeccionen el alma. Estén prontos, hijos míos. ¡Gracias! 

2 de mayo de 2010

Queridos hijos , hoy el Buen Padre los invita a través de mí a que, llena el alma de amor, se propongan la búsqueda espiritual. Queridos hijos, llénense de gracia. Arrepiéntanse sinceramente de sus pecados y anhelen el bien. Anhelen también en nombre de aquellos que no han conocido la perfección del bien. Así serán de mayor agrado a Dios. ¡Gracias!

2 de junio de 2010

Queridos hijos, hoy los invito, para que con la oración y el ayuno, abran el camino por el cual mi Hijo ha de entrar en sus corazones. Acéptenme como Madre y como Mensajera del Amor de Dios y de Su deseo por vuestra salvación. Libérense de todo aquello que les pesa de su pasado y que les produce un sentimiento de culpa; de cuanto los ha llevado al error, a las tinieblas. Acepten la luz. Renazcan en la justicia de mi Hijo. Gracias.

2 de julio de 2010
Queridos hijos, mi llamado maternal, que hoy les dirijo, es un llamado a la verdad y a la vida. Mi Hijo, que es la Vida, los ama y los conoce en verdad. Para conocerse y amarse ustedes mismos deben conocer a mi Hijo, mientras que para conocer y amar a los otros deben ver a mi Hijo en ellos. Por ello, hijos míos, oren, oren para que puedan comprender y abandonarse con espíritu libre y ser completamente transformados y de este modo tener ya en la tierra el Reino de los Cielos en sus corazones. ¡Gracias! 

2 de agosto de 2010
Queridos hijos, hoy los invito a que junto a mí empiecen a construir en sus corazones el Reino de los Cielos; a olvidar lo que es personal y, guiados del ejemplo de mi Hijo, a pensar en aquello que es de Dios. Qué desea Él de ustedes. No le permitan a Satanás abrirles caminos de felicidad terrenal, caminos en los que no está mi Hijo. Hijos míos, esos son falsos y duran poco. Mi Hijo existe. Yo les ofrezco la felicidad eterna y la paz, la unión con mi Hijo, con Dios. Les ofrezco el Reino de Dios. ¡Gracias!

2 de setiembre de 2010
Queridos hijos: estoy en medio de ustedes porque deseo ayudarlos a superar las pruebas que este tiempo de purificación pone delante de ustedes. Hijos míos, una de ellas es el no perdonar y el no pedir perdón. Cada pecado ofende el amor y os aleja de Él; ¡Mi Hijo es el amor! Por eso, hijos míos, si desean caminar conmigo hacia la paz del amor de Dios, deben aprender a perdonar y a pedir perdón. ¡Gracias!

2 de octubre de 2010
Queridos hijos, hoy los invito a una devoción humilde. Sus corazones necesitan ser justos. Que sus cruces sean sus medios en la batalla contra los pecados de este tiempo. Que sus armas sean la paciencia y el amor sin límites –un amor que sabe esperar y que los hará capaces de reconocer los signos de Dios-; que sus vidas, por el amor humilde, puedan mostrar la verdad a todos aquellos que la buscan en la oscuridad de las mentiras. Hijos míos, mis apóstoles, ayúdenme a abrir camino hacia mi Hijo. Nuevamente, los invito a rezar por sus pastores. Junto a ellos yo triunfaré. Gracias. 

2 de noviembre de 2010
     Queridos hijos, con amor y perseverancia maternales les traigo la luz de la vida para que destruya en ustedes las tinieblas de la muerte. No me rechacen, hijos míos. Deténganse y mírense a ustedes mismos y vean cuán pecadores son. Reconozcan sus pecados y recen por el perdón. Hijos míos, ustedes no quieren aceptar que son débiles y pequeños, pero pueden ser fuertes y grandes haciendo la voluntad de Dios. Denme sus corazones purificados para que pueda iluminarlos con la luz de la vida: mi Hijo. Gracias. 

2 de diciembre de 2010
     Queridos hijos, estoy hoy aquí con ustedes orando para que encuentren la fuerza de abrir sus corazones y conocer así el poderoso amor del Dios sufriente. Es por éste su Amor, bondad y mansedumbre, que estoy con ustedes. Los invito para que este tiempo especial de preparación sea tiempo de oración, penitencia y conversión. Hijos míos, ustedes necesitan a Dios. No pueden ir adelante sin mi Hijo. Cuando comprendan esto y lo acepten, lo que les ha sido prometido se realizará. Por medio del Espíritu Santo nacerá el Reino de los Cielos en sus corazones. Gracias.


2 de enero de 2011

     Queridos hijos, hoy los llamo a unirse en Jesús, mi Hijo. Mi corazón materno ora para que puedan comprender que son la familia de Dios. A través de la libre voluntad espiritual, que el Padre Celestial les dio, son llamados a conocer por ustedes mismos la verdad, el bien o el mal. Que la oración y el ayuno abran sus corazones y los ayuden a descubrir al Padre Celestial por medio de mi Hijo. Descubriendo al Padre sus vidas serán dirigidas al cumplimiento de la voluntad de Dios y a la creación de la familia de Dios, así como lo desea mi Hijo. No los dejaré solos en este camino. Gracias.

2 de febrero de 2011

     Queridos hijos, ustedes se reúnen en torno a mí y buscan su camino, buscan la verdad, pero olvidan lo más importante: orar correctamente. Sus labios pronuncian innumerables palabras, pero el espíritu nada siente. Vagando en las tinieblas imaginan a Dios mismo según vuestro modo de pensar y no como es verdaderamente su Amor. Queridos hijos, la verdadera oración proviene de la profundidad de vuestro corazón, de vuestro sufrimiento, de vuestra alegría, de vuestro pedido de perdón por los pecados. Éste es el camino que lleva al conocimiento del Dios verdadero y con ello también al de ustedes mismos, porque fueron creados a Su imagen. La oración los llevará al cumplimiento de mi deseo, de mi misión aquí con ustedes: la unidad en la familia de Dios. Gracias.

2 de marzo de 2011
     Queridos hijos, mi corazón maternal sufre tremendamente cuando veo a mis hijos que persistentemente ponen lo humano antes de lo que es de Dios. A mis hijos que, a pesar de todo lo que los rodea y a pesar de todos los signos que les son enviados, piensan que pueden caminar sin mi Hijo. ¡No, no pueden! Ellos están caminando hacia la perdición eterna. Es por eso que los estoy reuniendo a ustedes, que están prontos a abrirme sus corazones; a ustedes que están dispuestos a ser apóstoles de mi amor, a ayudarme; de modo que viviendo el amor de Dios puedan ser un ejemplo para aquellos que no lo conocen. Que el ayuno y la oración les den fortaleza para ello. Yo los bendigo con la bendición maternal en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Gracias.

18 de marzo de 2011
     
Hoy, 18 de marzo, en medio de un día frío y lluvioso, Nuestra Señora se le apareció a Mirjana en la Cruz Azul, al pie del Podbrdo. Dio el siguiente mensaje:
   Queridos hijos, estoy con ustedes en el nombre del más grande Amor, en el nombre de Dios querido, quien se acercó a ustedes por medio de mi Hijo y les mostró su verdadero amor. Deseo conducirlos en el camino de Dios. Deseo enseñarles el amor verdadero para que otros los vean en ustedes, para que ustedes puedan verlo en otros, para que puedan ser un hermano para ellos y que los otros vean un hermano misericordioso en ustedes. Hijos míos, no tengan miedo de abrirme sus corazones. Con amor maternal les mostraré qué espero de cada uno de ustedes, qué espero de mis apóstoles. Marchen conmigo. Gracias. 

     Según Mirjana, Nuestra Señora nos pidió a todos que recemos por los sacerdotes, agregando: Nuevamente, recalco que triunfaré junto con ellos.

2 de abril de 2011  
     Queridos hijos, con amor maternal deseo abrir el corazón de cada uno de ustedes y enseñarles la unión personal con el Padre. Para aceptarlo tienen que comprender que son importantes para Dios y que Él los está llamando personalmente. Deben comprender que vuestra oración es conversación de un hijo con el Padre; que el amor es el camino que deben seguir, amor a Dios y amor al prójimo. Esto es, hijos míos, un amor que no tiene límites, un amor que emana de la verdad y va hasta el final. Síganme, hijos míos, así otros, reconociendo la verdad y el amor en ustedes, puedan también seguirme. Gracias.

     Nuevamente, la Virgen invitó a orar por nuestros sacerdotes. Dijo: Ellos ocupan un lugar especial en mi Corazón. Ellos representan a mi Hijo.

2 de mayo de 2011  
     Queridos hijos, Dios Padre me envía para mostrarles el camino de la salvación, porque Él, hijos míos, desea salvarlos y no condenarlos. Es por eso que yo, como madre, los reúno en torno a mí, porque con mi amor maternal deseo ayudarlos a liberarse de la suciedad del pasado y a comenzar a vivir de nuevo y diversamente. Los estoy llamando a resucitar en mi Hijo. 
     Junto con la confesión de los pecados renuncien a todo aquello que los ha alejado de mi Hijo y que les hizo vivir una vida vacía y fracasada. Díganle “sí” al Padre con el corazón y encamínense por la vía de la salvación a la que Él los está llamando por medio del Espíritu Santo. Gracias. 
     Estoy rezando especialmente por los pastores, para que Dios los ayude a estar al lado de ustedes con plenitud de corazón.

2 de junio de 2011  
Queridos hijos, si mirasen en sus corazones comprenderían que cuando los invito a la oración por los que no han conocido el amor de Dios les estoy hablando a muchos de ustedes. Pregúntense sinceramente con corazón abierto si desean al Dios vivo o quieren dejarlo aparte y vivir según sus antojos. Miren alrededor de ustedes, hijos míos, y observen adónde va el mundo que piensa hacer todo sin el Padre y que vaga en las tinieblas de la prueba. Yo les ofrezco la luz de la Verdad y el Espíritu Santo. Estoy con ustedes según el plan de Dios para ayudarlos, para que en sus corazones venza mi Hijo, su Cruz y Resurrección. Como Madre deseo y oro por vuestra unión con mi Hijo y con su obra. Estoy aquí, ¡decídanse!. Gracias. 

 

2 de julio de 2011
Queridos hijos, hoy los invito a dar un paso difícil y doloroso para alcanzar vuestra unión con mi Hijo. Los invito al completo reconocimiento y confesión de los pecados, a la purificación. Un corazón impuro no puede estar en mi Hijo y con mi Hijo. Un corazón impuro no puede dar un fruto de amor y de unidad. Un corazón impuro no puede llevar a cabo cosas rectas y justas; no es un ejemplo de la belleza del Amor de Dios ante quienes están alrededor suyo y que no han conocido ese amor. Ustedes, hijos míos, se reúnen en torno a mí llenos de entusiasmo, de deseos y de expectativas, y yo imploro al Padre Bueno que, por medio del Espíritu de mi Hijo, ponga la fe en sus corazones purificados. Hijos míos, escúchenme, pónganse en camino conmigo. 

2 de agosto de 2011

Queridos hijos, hoy los llamo a renacer en la oración y, por medio del Espíritu Santo, a volverse un nuevo pueblo con mi Hijo; un pueblo que sabe que si ha perdido a Dios se pierde a sí mismo; un pueblo que sabe que, con Dios, a pesar de todos los sufrimientos y pruebas, está seguro y salvo. Los llamo a que se reúnan en la familia de Dios y a que se fortalezcan con la fuerza del Padre. Ustedes, hijos míos, no pueden detener individualmente el mal que comienza a gobernar en este mundo y a destruirlo. Pero, de acuerdo a la voluntad de Dios, todos juntos, con mi Hijo, pueden cambiarlo todo y sanar el mundo. Los invito a rezar con todo su corazón por los pastores, porque mi Hijo los ha elegido. Gracias.

2 de setiembre de 2011
Queridos hijos, con todo mi corazón y con el alma plena de fe y de amor en el Padre Celestial, les he dado a mi Hijo y nuevamente se los doy. Mi Hijo les hizo conocer a ustedes -pueblos del mundo entero- al único Dios verdadero y a su Amor. Los condujo por el camino de la verdad y los ha hecho hermanos y hermanas. Por ello, hijos míos, no vayan sin rumbo inútilmente, no cierren el corazón frente a la verdad, a la esperanza y al amor. Todo lo que los rodea es pasajero y todo se derrumba, sólo permanece la gloria de Dios. Por ello, renuncien a todo lo que los aleja del Señor. Adórenlo sólo a Él, porque Él es el único verdadero Dios. Estoy con ustedes y permaneceré junto a ustedes. Oro especialmente por los pastores para que sean dignos representantes de mi Hijo y para que los conduzcan con amor en el camino de la verdad. Gracias. 

2 de octubre de 2011
Queridos hijos, también hoy mi corazón materno los invita a la oración, a una relación personal con Dios Padre, a la alegría de la oración con Él. Dios Padre no está lejos de ustedes y no les es desconocido. Él se les reveló por medio de mi Hijo y les ha dado la Vida, que es mi Hijo. Por ello, hijos míos, no cedan a las tentaciones que quieren separarlos de Dios Padre. ¡Oren! No intenten tener familias y sociedades sin Él. ¡Oren! Oren para que la bondad que viene sólo de mi Hijo, que es la verdadera bondad, inunde sus corazones. Sólo corazones llenos de bondad pueden comprender y acoger a Dios Padre. Continuaré guiándolos. Les imploro especialmente que no juzguen a sus pastores. Hijos míos, ¿han olvidado quizás que Dios Padre los ha llamado? ¡Oren! Gracias.

     Dijo Mirjana: “Nunca he dicho antes esto, pero, queridos hermanos, ¿son concientes que la Madre de Dios estuvo con nosotros? Cada uno de nosotros debería preguntarse: ¿Merezco esto? Lo digo porque es difícil para mí verla sufriente, porque cada uno de nosotros está buscando un milagro, pero no quiere obrar un milagro en sí mismo".

2 de noviembre de 2011
Queridos hijos, el Padre no los abandona a merced de ustedes mismos. Su Amor es inconmensurable, amor que me conduce a ustedes para ayudarlos a conocerlo para que todos, por medio de mi Hijo, puedan llamarlo con todo el corazón "Padre", y para que puedan ser un pueblo en la familia de Dios. Pero, hijos míos, no olviden que ustedes no están en este mundo sólo para ustedes, y que yo no los estoy llamando aquí sólo para su único beneficio. Los que siguen a mi Hijo piensan en el hermano en Cristo como si se tratase de ellos mismos y no conocen el egoísmo. Por eso, deseo que ustedes sean la luz de mi Hijo, que ustedes iluminen el camino a todos aquellos que no han conocido al Padre, a todos aquellos que deambulan en la tiniebla del pecado, de la desesperación, del dolor y de la soledad, y que con su vida les muestren a ellos el amor de Dios. Estoy con ustedes. Si abren sus corazones los guiaré. Nuevamente los invito a que oren por sus pastores. Gracias.

2 de diciembre de 2011
Queridos hijos, estoy con ustedes como Madre, para ayudarles a que con mi amor, oración y ejemplo se vuelvan semilla de lo que ha de venir. Una semilla que se desarrollará en un fuerte árbol y extenderá sus ramas en todo el mundo. Para volverse semilla de lo que vendrá, semilla del amor, oren al Padre para que les perdone las omisiones que hasta ahora han tenido. Hijos míos, solamente un corazón puro, no sobrecargado por el pecado, puede abrirse y sólo ojos sinceros pueden ver el camino por el que deseo conducirlos. Cuando comprendan esto comprenderán el amor de Dios y ese amor les será dado. Entonces ustedes lo darán como semilla de amor a los demás. Les agradezco.

2 de enero de 2012
Queridos hijos, como madre que se preocupa por sus hijos, miro en sus corazones y veo en ellos dolor y sufrimiento; veo un pasado herido y una incesante búsqueda. Veo a mis hijos que desean ser felices pero no saben cómo. Abran sus corazones al Padre. Ese es el camino a la felicidad, el camino por el que deseo conducirlos. Dios Padre nunca deja solos a sus hijos, menos aún en el dolor y en la desesperación. Cuando comprendan esto y lo acepten serán felices. Finalizará vuestra búsqueda. Amarán y no tendrán temor. Vuestra vida será esperanza y verdad, que eso es mi Hijo. Gracias. Les imploro, oren por aquellos que mi Hijo eligió. No juzguen porque todos ustedes serán juzgados.

2 de febrero de 2012
     Veinticinco mil personas estaban presentes en el estadio de Nápoles, donde Mirjana recibió su aparición. Ya desde las tres de la madrugada comenzaron a llegar multitudes para la aparición, que tuvo lugar a las nueve menos cuarto. Venían de todas partes de Italia, a pesar de la nieve y el mal tiempo desatado sobre la península. Antes de la aparición fue celebrada la Santa Misa con la participación de más de sesenta sacerdotes. A continuación el mensaje dado por la Virgen:
     Queridos hijos, estoy con ustedes desde hace ya mucho tiempo y desde entonces les estoy mostrando la presencia de Dios y su ilimitado amor, que deseo que ustedes conozcan. Pero, ustedes, ¡hijos míos!, aún están ciegos y sordos; mientras miran el mundo que los rodea no quieren ver hacia dónde está yendo sin mi Hijo. Están renunciando a Él, pero Él es la fuente de todas las gracias. En tanto les hablo me oyen pero sus corazones están cerrados y no me escuchan. No están rezando al Espíritu Santo para que los ilumine. Hijos míos, está reinando la soberbia. Yo les indico la humildad. Recuerden, hijos míos, sólo un alma humilde brilla de pureza y de belleza, porque ha conocido el amor de Dios. Sólo un alma humilde se vuelve un paraíso, porque en ella está mi Hijo. Les doy las gracias. Nuevamente, les ruego: oren por aquellos que ha elegido mi Hijo, es decir por sus pastores.

2 de marzo de 2012
Queridos hijos, vengo entre ustedes por el inmenso amor de Dios, y persistentemente los llamo a los brazos de mi Hijo. Con corazón materno les imploro, hijos míos, y también les advierto para que en primer lugar esté en ustedes la preocupación por aquellos que aún no han conocido a mi Hijo. No permitan que ellos, observándolos a ustedes y a sus vidas, no quieran conocerlo. Oren al Espíritu Santo para que sea mi Hijo impreso en ustedes. Oren para que puedan ser apóstoles de la luz de Dios en este tiempo de tinieblas y desesperación. Éste es el tiempo en el que son puestos a prueba. Vengan conmigo, con el Rosario en la mano y el amor en el corazón. Yo los conduzco a la Pascua en mi Hijo. Oren por aquellos a quienes eligió mi Hijo, para que puedan vivir siempre por Él y en Él, Sumo Sacerdote. Gracias.

18 de marzo de 2012
     Varios miles de peregrinos se reunieron para rezar el Rosario en la Cruz Azul. La aparición comenzó a las 14:00 y duró hasta las 14:05.
¡Queridos hijos! Vengo entre ustedes porque deseo ser su Madre, su  intercesora. Deseo ser el vínculo entre ustedes y el Padre celestial, vuestra mediadora. Deseo tomarlos de las manos y caminar con ustedes en la lucha contra el espíritu impuro. Hijos míos: conságrense totalmente a mí. Yo tomaré sus vidas en mis manos maternas y les enseñaré la paz y el amor, entregándolas entonces a mi Hijo. Les pido que oren y ayunen, porque solamente así sabrán dar testimonio de mi Hijo por medio de mi Corazón materno en el modo justo. Oren por sus pastores, para que en mi Hijo puedan siempre proclamar la Palabra de Dios con alegría. Les agradezco.

2 de abril de 2012
Queridos hijos, como Reina de la Paz deseo darles a ustedes, hijos míos, la paz, la verdadera paz que viene del Corazón de mi Hijo Divino. Como Madre oro para que en sus corazones reine la sabiduría, la humildad y la bondad; que reine la paz, que Mi Hijo reine. Cuando mi Hijo sea el soberano en sus corazones, podrán ayudar a los demás a que lleguen a conocerlo. Cuando sean regidos por la paz celestial, aquellos que la buscan en lugares equivocados –provocando así dolor a Mi Corazón materno- la reconocerán. Hijos míos, grande será mi alegría cuando vea que ustedes aceptan mis palabras y desean seguirme. No teman, no están solos. Denme sus manos y yo los guiaré. No olviden a sus pastores. Oren para que sus pensamientos estén siempre con Mi Hijo, que los llamó para que den testimonio de Él. Les agradezco!

2 de mayo de 2012
Queridos hijos, con amor materno les ruego: denme sus manos, permítanme que los guíe. Yo, como Madre, deseo salvarlos de la inquietud, de la desesperación y del exilio eterno. Mi Hijo, con su muerte en la cruz, ha demostrado cuánto los ama, dándose a sí mismo en sacrificio por ustedes y por sus pecados. No rechacen su sacrificio y no renueven sus sufrimientos con sus pecados. No se cierren a ustedes mismos la puerta del Paraíso. Hijos míos, no pierdan tiempo. Nada es más importante que la unidad en mi Hijo. Yo los ayudaré, porque el Padre Celestial me envía para que juntos podamos mostrar el camino de la gracia y de la salvación a cuantos no Lo conocen. No sean duros de corazón. Confíen en mí y adoren a mi Hijo. Hijos míos, no pueden avanzar sin pastores. Que cada día estén ellos en sus oraciones. ¡Gracias!

2 de junio de 2012
Queridos hijos, estoy continuamente entre ustedes porque con mi infinito amor deseo mostrarles la puerta del Cielo. Deseo decirles cómo se abre: por medio de la bondad, la misericordia, el amor y la paz, a través de mi Hijo. Por ello, hijos míos, no pierdan tiempo en vanidades. Sólo el conocimiento del amor de mi Hijo puede salvarlos. Por medio de ese amor salvífico y el Espíritu Santo, Él me eligió y yo junto a Él, los elijo para que sean apóstoles de su Amor y Voluntad. Hijos míos, sobre ustedes hay una gran responsabilidad. Deseo que por sus ejemplos ayuden a los pecadores a que vuelvan a ver, que enriquezcan sus pobres almas y que los devuelvan entre mis brazos. Por ello, oren, oren, ayunen y confiésense regularmente. Si el recibir a mi Hijo en la Eucaristía es el centro de sus vidas entonces no tengan miedo, ustedes todo lo pueden. Estoy con ustedes. Oro todos los días por los pastores y espero lo mismo de ustedes. Porque, hijos míos, sin la guía de ellos y el fortalecimiento que viene de la bendición no pueden ir adelante. Gracias.

2 de julio de 2012
Hijos míos, nuevamente les ruego maternalmente que se detengan un momento a reflexionar sobre ustedes mismos y sobre la transitoriedad de esta vuestra vida terrena. Mediten luego acerca de la eternidad y sobre la eterna bienaventuranza. ¿Qué desean? ¿Por cuál camino quieren andar? El amor del Padre me envía para que yo sea para ustedes mediadora; para que con amor materno les muestre el camino que conduce a la pureza del alma, de un alma no cargada de pecado, de un alma que ha de conocer la eternidad. Ruego que la luz del amor de mi Hijo los ilumine, que venzan las debilidades y salgan de la miseria. Ustedes son mis hijos y yo los quiero a todos en el camino de la salvación. Por ello, hijos míos, reúnanse en torno a mí, para que pueda hacerles conocer el amor de mi Hijo y así abrir la puerta de la bienaventuranza eterna. Oren, como lo hago yo, por sus pastores. Nuevamente los amonesto: no los juzguen, porque los ha elegido mi Hijo. Gracias.

2 de agosto de 2012
Queridos hijos, estoy con ustedes y no me rindo. Deseo darles a conocer a mi Hijo. Deseo a mis hijos conmigo en la vida eterna. Deseo que experimenten la alegría de la paz y que obtengan la salvación eterna. Oro para que superen las debilidades humanas. Oro a Mi Hijo, para que les conceda corazones puros. Queridos hijos míos, sólo los corazones puros saben cómo llevar la cruz y saben cómo sacrificarse por todos los pecadores que han ofendido al Padre Celestial y que también hoy lo ofenden, porque no lo han conocido. Oro para que conozcan la luz de la verdadera fe que viene sólo de los corazones puros. De este modo, todos aquellos que les están cerca experimentarán el amor de Mi Hijo. Oren por aquellos que mi Hijo ha elegido, para que les guíen por el camino de la salvación. Que vuestra boca esté cerrada a todo juicio sobre ellos. Gracias.

2 de setiembre de 2012
Queridos hijos, mientras mis ojos los miran, mi alma busca almas con las cuales desea ser una sola, almas que hayan comprendido la importancia de la oración por aquellos hijos míos que no han conocido el amor del Padre Celestial. Los llamo porque los necesito. Acepten la misión y no teman: los fortaleceré. Los llenaré de mis gracias. Con mi amor los protegeré del espíritu del mal. Estaré con ustedes. Con mi presencia los consolaré en los momentos difíciles. Gracias por sus corazones abiertos. Oren por los sacerdotes. Oren para que la unión entre Mi Hijo y ellos sea la más fuerte posible, para que sean uno. Gracias.

2 de octubre de 2012
Queridos hijos, los llamo y vengo en medio de ustedes porque los necesito. Necesito apóstoles de corazón puro. Oro, pero también ustedes oren para que el Espíritu Santo los haga capaces y los guíe, los ilumine y los llene de amor y de humildad. Oren para que los llene de gracia y de misericordia. Sólo entonces me comprenderán, hijos míos. Sólo entonces comprenderán mi dolor por aquellos que no han conocido el amor de Dios. Entonces podrán ayudarme. Serán mis portadores de la luz del amor de Dios. Iluminarán el camino a aquellos a quienes se les ha dado ojos pero no quieren ver. Deseo que todos mis hijos vean a mi Hijo. Deseo que todos mis hijos vivan su Reino. Los invito nuevamente y les ruego que oren por aquellos a quienes mi Hijo ha llamado. Gracias.

2 de noviembre de 2012
Queridos hijos, como Madre les imploro: perseveren como mis apóstoles. Ruego a mi Hijo para que les dé sabiduría y la fuerza divina. Ruego para que puedan discernir todo lo que los rodea según la verdad de Dios y se opongan fuertemente a todo lo que desea alejarlos de mi Hijo. Ruego para que puedan testimoniar el amor del Padre Celestial según mi Hijo. Hijos míos, grandes gracias les han sido dadas para ser testimonios del amor de Dios. No tomen a la ligera la responsabilidad que les es dada. No aflijan a mi Corazón maternal. Como Madre deseo fiarme de mis hijos, de mis apóstoles. Por medio del ayuno y la oración ustedes me abren el camino a que yo ruegue a mi Hijo, para que Él esté junto a ustedes y para que a través de ustedes su Nombre sea santificado. Oren por los pastores, porque nada de todo esto sería posible sin ellos. Gracias.

2 de diciembre de 2012

Queridos hijos, con amor maternal y con maternal paciencia los invito nuevamente a vivir de acuerdo a mi Hijo, a difundir su paz y su amor, y así, como apóstoles míos, puedan acoger con todo el corazón la verdad de Dios y orar para que el Espíritu Santo los guíe. Entonces, podrán fielmente servir a mi Hijo y mostrar a los otros Su amor con sus vidas. Por el amor de mi Hijo y mi amor, como Madre, lucho para llevar todos mis hijos extraviados en mi abrazo maternal y para mostrarles el camino de la fe. Hijos míos, ayúdenme en mi lucha maternal y oren conmigo para que los pecadores puedan volverse conscientes de sus pecados y sinceramente se arrepientan. Oren también por aquellos que mi Hijo ha elegido y consagrado en su Nombre. Gracias.

2 de enero de 2013
Queridos hijos, con mucho amor y paciencia trato que sus corazones sean símiles al mío. Trato, con mi ejemplo, de enseñarles la humildad, la sabiduría y el amor, porque los necesito, no puedo sin ustedes, hijos míos. De acuerdo a la voluntad de Dios los elijo, por su fuerza los fortalezco. Por ello, hijos míos, no tengan miedo de abrirme sus corazones. Se los daré a mi Hijo y Él, a cambio, les dará el don de la paz divina. Ustedes llevarán ese don a todos los que encuentren, darán testimonio del amor de Dios con su vida y darán el don de mi Hijo a través de ustedes mismos. Yo los guiaré a través de la reconciliación, el ayuno y la oración. Mi amor es inmenso. ¡No teman! Hijos míos, recen por los pastores. Que sus labios estén cerrados a todo juicio, porque no olviden que mi Hijo los ha elegido y sólo Él tiene el derecho de juzgar. Gracias.

2 de febrero de 2013
Queridos hijos, el amor me conduce a ustedes -el amor que también deseo enseñarles- el verdadero amor. El amor que mi Hijo les mostró cuando murió en la cruz por amor hacia ustedes. El amor que está siempre listo a perdonar y a pedir perdón. ¿Cuán grande es el amor de ustedes? Mi Corazón materno se entristece cuando busca el amor en sus corazones. No están dispuestos a someter por amor vuestra voluntad a la voluntad de Dios. No pueden ayudarme a hacer que aquellos que no han conocido el amor de Dios lo conozcan, porque no tienen el amor verdadero. Conságrenme sus corazones y yo los guiaré. Les enseñaré a perdonar, a amar al enemigo y a vivir según mi Hijo. No teman por ustedes. Mi Hijo no olvida en la aflicción a los que aman. Estaré junto a ustedes. Rezaré al Padre Celestial para que la luz de la eterna verdad y del amor los ilumine. Recen por sus pastores para que, a través de vuestro ayuno y vuestra oración, puedan guiarles en el amor. Gracias.

2 de marzo de 2013
Queridos hijos, maternalmente los llamo de nuevo: no sean duros de corazón. No cierren los ojos a las advertencias que por amor el Padre Celestial les manda. ¿Lo aman ustedes por encima de todo? ¿Se arrepienten de que a menudo olvidan que el Padre Celestial por su gran amor envió a su Hijo para redimirnos por la cruz? ¿Se arrepienten por no haber aceptado el mensaje? Hijos míos, no se resistan al amor de mi Hijo: No se resistan a la esperanza y a la paz. Junto con sus oraciones y ayunos, por su cruz mi Hijo expulsará la oscuridad que quiere rodearlos y dominarlos. Él les dará la fortaleza para una vida nueva. Viviendo según mi Hijo serán ustedes una bendición y una esperanza para todos aquellos pecadores que vagan en la oscuridad del pecado.
Hijos míos, ¡vigilen!. Yo, como Madre, estoy velando con ustedes. Estoy orando y velando especialmente por aquellos a quienes mi Hijo ha llamado para que sean para ustedes portadores de luz y portadores de esperanza: por vuestros pastores. Gracias.

18 de marzo de 2013
¡Queridos hijos! Los invito a que con plena confianza y alegría bendigan el nombre del Señor, y que día a día le agradezcan, desde el corazón, por Su gran amor. Mi Hijo, mediante ese amor que con la cruz mostró, les ha dado la posibilidad que todo les sea perdonado, que no se deban avergonzar y ocultar, y que por temor, no le abran la puerta de vuestro  corazón a mi Hijo. Por el contrario, hijos míos, reconcíliense con el Padre Celestial para que se puedan amar a sí mismos, como mi Hijo los ama. Cuando se amen a sí mismos, podrán amar a los demás, podrán ver en los demás a mi Hijo y reconocer la grandeza de Su amor. ¡Vivan en la fe! Mi Hijo, a través de mí, los prepara para las obras que Él quiere realizar a través de ustedes, a través de quienes desea glorificarse. Agradézcanle. En especial, agradézcanle por los pastores, por vuestros mediadores en la reconciliación con el Padre Celestial. Yo les agradezco a ustedes, mis hijos. Gracias.

 

2 de abril de 2013
Queridos hijos, los invito a ser una sola cosa con mi Hijo en el espíritu. Los invito para que, a través de la oración y por medio de la Santa Misa -cuando mi Hijo se une especialmente a ustedes- procuren ser como Él. Sean como Él, siempre prontos a cumplir la voluntad de Dios y no a que se realice la de ustedes. Porque, hijos míos, por la voluntad de Dios son y existen y sin la voluntad de Dios son nada. Como Madre, les pido hablar de la gloria de Dios con sus vidas, para que así, de acuerdo a su voluntad, se glorifiquen ustedes mismos. Muestren a todos humildad y amor hacia el prójimo. Por medio de esta humildad y de este amor, mi Hijo los ha salvado y les ha abierto el camino hacia el Padre Celestial. Les ruego: abran el camino hacia el Padre a todos aquellos que no lo han conocido y no han abierto su corazón a su amor. Abran con sus vidas el camino a todos los que aún están vagando en busca de la verdad. Hijos míos, sean mis apóstoles que no han vivido en vano. No olviden que vendrán ante el Padre Celestial y le hablarán de ustedes. ¡Estén listos! Nuevamente les advierto: oren por aquellos que mi Hijo ha llamado, que con sus manos bendijo y a quienes les dio a ustedes como don. Oren, oren, oren por sus pastores. Gracias.

2 de mayo de 2013
Queridos hijos, nuevamente los invito a amar y a no juzgar. Mi Hijo, por voluntad del Padre Celestial, estuvo en medio de ustedes para mostrarles el camino de la salvación, para salvarlos y no para juzgarlos. Si quieren seguir a mi Hijo, no deben juzgar sino amar, como el Padre del Cielo los ama a ustedes. Aún cuando estén muy mal, cuando caigan bajo el peso de la cruz, no desesperen, no juzguen, sino recuerden que son amados y alaben al Padre Celestial por su amor. Hijos míos, no se desvíen del camino por el que los guío. No corran hacia la perdición. Que la oración y el ayuno los fortalezcan de modo que puedan vivir como desea el Padre Celestial; para que sean mis apóstoles de la fe y del amor; para que vuestra vida bendiga a aquellos con quienes se encuentren; para que sean una sola cosa con el Padre Celestial y con mi Hijo. Hijos míos, esta es la única verdad, la verdad que lleva a vuestra conversión y luego a la conversión de todos los que encuentren y que no han conocido a mi Hijo, de todos aquellos que no saben qué significa amar. Hijos míos, mi Hijo les ha donado los pastores, oren por ellos. Gracias. 

2 de junio de 2013
Queridos hijos, en este tiempo agitado los invito nuevamente a caminar tras de mi Hijo, a seguirlo. Conozco sus dolores, sufrimientos y dificultades, pero en mi Hijo reposarán, encontrarán en Él la paz y la salvación. Hijos míos, no olviden que mi Hijo los ha redimido con la cruz y les dio la posibilidad de ser nuevamente hijos de Dios y de nuevamente llamar “Padre” al Padre Celestial. Amen y perdonen para ser dignos del Padre, porque el Padre de ustedes es amor y perdón. Oren y ayunen, porque ese es el camino hacia vuestra purificación, ese es el camino para conocer y comprender al Padre Celestial. Cuando conozcan al Padre comprenderán que sólo Él es a quien necesitan. (Dijo Mirjana que la siguiente frase fue dicha por la Virgen con énfasis y firmemente) Yo, como Madre, deseo a mis hijos en la comunión de un único pueblo en el que se escuche y practique la Palabra de Dios. Por ello, hijos míos, encamínense tras mi Hijo, sean una cosa sola con Él, sean hijos de Dios. Amen a sus pastores como los ha amado mi Hijo cuando los ha llamado a servirles. Gracias.

2 de julio de 2013
Queridos hijos, con amor materno les ruego: entréguenme sus corazones para poder ofrecerlos a mi Hijo y liberarlos, liberarlos de todo aquel mal que, cada vez más, los aprisiona y los aleja del único bien, de mi Hijo, liberarlos de todo lo que los lleva por el camino equivocado y les quita la paz. Yo deseo conducirlos a la libertad prometida por mi Hijo, porque quiero que aquí se cumpla plenamente la voluntad de Dios. Para que por medio de la reconciliación con el Padre Celestial, a través del ayuno y la oración, nazcan apóstoles del amor de Dios, apóstoles que, libremente y con amor, difundirán el amor de Dios a mis hijos, apóstoles que difundirán el amor de la confianza en el Padre Celestial, y abrirán las puertas del Paraíso. Queridos hijos, ofrezcan a sus pastores la alegría del amor y del apoyo, que mi Hijo ha pedido a ellos dárselos a ustedes. ¡Les agradezco!

2 de agosto de 2013
Queridos hijos, si tan sólo supieran, si tan sólo quisieran abrir vuestros corazones con plena confianza todo lo entenderían, comprenderían con cuánto amor los llamo, con cuánto amor quiero cambiarlos para hacerles felices, con cuánto amor deseo que se vuelvan seguidores de mi Hijo y darles la paz en la plenitud de mi Hijo. Comprenderían la inmensa grandeza de mi amor materno. Por ello hijos mios, oren, porque es sólo a través de la oración que crece vuestra fe y nace el amor, amor con el cual aún la cruz no será más insoportable porque no la llevarán solos. En unión con mi Hijo, glorifiquen al Padre Celestial. Oren, oren por el don del amor, porque el amor es la única verdad; el amor todo lo perdona, sirve a todos y ve a todos como hermanos. Hijos míos, apóstoles míos, grande es la confianza que el Padre Celestial, a través de mí, su sierva, les ha dado para ayudar a aquellos que no lo conocen, para que se reconcilien con Él, para que lo sigan. Por eso les enseño a amar porque sólo si tienen amor podrán responderle. Nuevamente los invito: amen a sus pastores, oren para que, en este tiempo difícil, a través de la guía de ellos sea glorificado el nombre de mi Hijo. Gracias.

2 de setiembre de 2013
Queridos hijos, los amo a todos. Todos ustedes, todos hijos míos, todos ustedes están en mi Corazón. Todos ustedes tienen mi amor materno y deseo conducirlos a todos ustedes al conocimiento de la alegría de Dios. Por eso los llamo. Necesito apóstoles humildes que acojan con corazón abierto la Palabra de Dios y que ayuden a los demás, con la ayuda de la Palabra de Dios, a comprender el sentido de sus vidas. Hijos míos, para poder hacerlo deben aprender, a través de la oración y el ayuno, a escuchar con el corazón y aprender a someterse. Deben aprender a rechazar todo lo que los aleja de la Palabra de Dios y a anhelar sólo aquello que los acerca. ¡No teman! ¡Yo estoy aquí, no están solos! Pido que el Espíritu Santo los renueve y los refuerce. Pido al Espíritu Santo que, mientras ayudan a los otros, ustedes mismos sanen. Ruego para que a través de Él sean hijos de Dios y apóstoles míos”.

Luego, con gran preocupación, la Virgen dijo:
“Por Jesús, por mi Hijo, amen a aquellos que Él ha llamado y anhelen la bendición sólo de aquellas manos que Él ha consagrado. No permitan que domine el mal. Lo repito nuevamente: ¡Sólo con vuestros Pastores vencerá mi Corazón! No permitan que el mal los separe de vuestros pastores. Gracias.

2 de octubre de 2013
Queridos hijos, los amo con amor materno y con paciencia maternal espero vuestro amor y vuestra unidad. Oro para que sean la comunidad de los hijos de Dios, de mis hijos. Oro para que como comunidad se vivifiquen gozosamente en la fe y en el amor de Mi Hijo. Hijos míos, los reúno como mis apóstoles y les enseño cómo dar a conocer a los demás el amor de mi Hijo, como llevar a ellos la Buena Nueva, que es mi Hijo. Entréguenme sus corazones abiertos y purificados y yo los llenaré de amor hacia mi Hijo. Su amor dará sentido a vuestra vida y yo caminaré con ustedes. Estaré con ustedes hasta el encuentro con el Padre Celestial. Hijos míos, se salvarán sólo aquellos que con amor y fe caminan hacia el Padre Celestial. ¡No tengan miedo, estoy con ustedes! Tengan confianza en vuestros pastores, como la tuvo mi Hijo cuando los eligió, y oren para que ellos tengan fuerza y amor para guiarlos. ¡Les agradezco!


2 de noviembre de 2013
Queridos hijos, nuevamente y maternalmente los invito a amar, a orar sin cesar por el don del amor, a amar al Padre Celestial por encima de todo. Cuando lo amen se amarán a sí mismos y a vuestro prójimo. Estas realidades no pueden separarse. El Padre Celestial está en cada hombre, ama a cada hombre y llama a cada hombre con su propio nombre. Por ello, hijos míos, escuchen por medio de la oración la voluntad del Padre Celestial. Hablen con Él. Tengan una relación personal con el Padre, la cual profundizará aún más vuestra relación entre ustedes, comunidad de mis hijos, de mis apóstoles. Deseo como Madre que a través del amor hacia el Padre Celestial se eleven ustedes por encima de la vanidad de esta tierra y que ayuden a los otros a conocer y a aproximarse gradualmente al Padre Celestial. Hijos míos, oren, oren, oren por el don del amor, porque el amor es mi Hijo. Oren por sus pastores, para que siempre tengan amor por ustedes, como lo tuvo y lo mostró mi Hijo dando su vida por vuestra salvación. Gracias.

2 de diciembre de 2013
Queridos hijos, con amor y paciencia de madre, veo vuestro incesante vagar y cuán perdidos están. Es por esta razón que estoy con ustedes. Deseo primero que se encuentren y se conozcan a ustedes mismos para que puedan así reconocer y admitir –honestamente y de todo corazón- todo lo que no les permite plenamente conocer el amor del Padre Celestial. Hijos míos, al Padre se lo conoce por medio de la cruz. Por eso, no rechacen la cruz. Esfuércense, con mi ayuda, por comprender y aceptar la cruz. Cuando la lleguen a aceptar también comprenderán y amarán al Padre Celestial; caminarán con mi Hijo y conmigo; se diferenciarán de aquellos que no han llegado a conocer el amor del Padre del Cielo; de aquellos que lo escuchan pero no lo comprenden, de aquellos que no caminan con Él y no logran conocerlo. Deseo que lleguen a conocer la verdad de mi Hijo y sean mis apóstoles; que, como hijos de Dios, se eleven por encima del modo de pensar humano y, siempre y en todo, busquen el modo de pensar de Dios en cada ocasión. Hijos míos, oren y ayunen para que puedan reconocer todo lo que busco de ustedes. Oren por sus pastores y anhelen conocer el amor de vuestro Padre Celestial, en unión con ellos. Gracias.

 

 

2 de enero de 2014
Queridos hijos, para poder ser mis apóstoles y ayudar a todos aquellos que están en la oscuridad a que conozcan la luz del amor de mi Hijo, deben tener corazones puros y humildes. Si Él no es Rey, si Él no reina en vuestro corazón no pueden ayudar a que mi Hijo nazca y reine en los corazones de aquellos que no lo conocen. Estoy con ustedes. Camino con ustedes como madre. Llamo a sus corazones. Sus corazones no pueden abrirse porque no son humildes. Oro, pero también oren ustedes, amados hijos míos, para que puedan abrirle a mi Hijo corazones puros y humildes y recibir los dones que les ha prometido. Entonces serán guiados por el amor y por la fuerza de mi Hijo. Entonces serán mis apóstoles que difunden los frutos del amor de Dios por todas partes. Mi Hijo obrará desde ustedes y por medio de ustedes porque serán uno con Él. Esto es lo que anhela mi Corazón materno: la unión de todos mis hijos en Mi Hijo. Con gran amor bendigo y oro por los elegidos de mi Hijo, por vuestros pastores. ¡Gracias!

2 de febrero de 2014
Queridos hijos, con amor materno deseo enseñarles sinceridad porque deseo que en vuestro obrar como apóstoles míos sean correctos, decididos y sobre todo sinceros. Deseo que por la gracia de Dios estén abiertos a una bendición. Deseo que por el ayuno y la oración obtengan del Padre Celestial el conocimiento de aquello que es natural y santo, divino. Colmados de conocimiento, bajo la protección de mi Hijo y mía serán mis apóstoles, aquellos que sabrán difundir la Palabra de Dios a todos los que no la conocen y sabrán superar todos los obstáculos que encontrarán en el camino. Hijos míos, por medio de una bendición, la gracia de Dios descenderá sobre ustedes y ustedes la podrán conservar a través del ayuno y la oración, la purificación y la reconciliación. Poseerán la eficacia que busco en ustedes. Oren por sus pastores para que el rayo de la gracia de Dios ilumine sus caminos. Gracias.

2 de marzo de 2014

Queridos hijos, vengo a ustedes como Madre y deseo, como Madre, que en mí encuentren refugio, consuelo y descanso. Por eso, hijos míos, apóstoles de mi amor, oren, oren con humilde devoción, con obediencia y con plena confianza en el Padre Celestial. Tengan confianza como yo la tuve, cuando me dijeron que iría a traer la Bendición prometida. Que en sus corazones y en sus labios esté siempre hacer Su voluntad. Por ello, tengan confianza y oren, para que pueda interceder por ustedes ante el Señor, a fin de que Él les dé la bendición celestial y los llene del Espíritu Santo. Sólo entonces podrán ayudar a todos aquellos que no conocen al Señor; ustedes, apóstoles de mi amor, los ayudarán para que con plena confianza puedan encontrar al Padre. Oren por sus pastores y confíen en sus manos benditas. ¡Gracias!

18 de marzo de 2014

Varios miles de peregrinos se reunieron para orar el Rosario. La aparición comenzó a las 13:46 y duró hasta las 13:51.
Queridos hijos, como Madre deseo ayudarlos, deseo ayudarlos con mi amor materno para que abran su corazón y en él, pongan a mi Hijo en el primer lugar. Deseo que, a través de vuestro amor a mi Hijo y por medio de vuestra oración, la luz de Dios los ilumine y los llene la misericordia de Dios. Deseo, de esta manera, que se alejen las tinieblas y la sombra de muerte que quiere envolverlos y seducirlos. Deseo que sientan la alegría de la bendición de la promesa de Dios. Ustedes, hijos del hombre, ustedes son hijos de Dios, ustedes son mis hijos. Por eso, hijos míos, vayan por los caminos donde mi amor los conduce: les enseña la humildad, la sabiduría y les hace encontrar el camino hacia el Padre Celestial. Oren conmigo por aquellos que no me aceptan y no me siguen; por aquellos que debido a la dureza de su corazón, no pueden sentir la alegría de la humildad, de la devoción, de la paz y del amor, de la alegría de mi Hijo. Oren para que sus pastores, con sus manos benditas, les den siempre la alegría de la bendición de Dios. ¡Gracias!

 

2 de abril de 2014
Queridos hijos, deseo con amor maternal ayudarles para que vuestra vida de oración y penitencia sea una propuesta sincera de mayor acercamiento a mi Hijo y a su divina luz, para que ustedes puedan saber cómo apartarse del pecado. Cada oración, cada Misa y cada ayuno es un procurar estar más cerca de mi Hijo, un recordatorio de su gloria y un refugio del pecado, es un camino para una renovada unión del Padre bueno y sus hijos. Por ello, mis hijos queridos, con corazones abiertos y llenos de amor, clamen el nombre del Padre Celestial para que los ilumine con el Espíritu Santo. Por medio del Espíritu Santo se volverán fuente del amor de Dios. Y de esta fuente beberán todos aquellos que no conocen a mi Hijo, todos los que tienen sed del amor y de la paz de mi Hijo. ¡Gracias! Recen por sus pastores. Yo oro por ellos y deseo que sientan siempre la bendición de mis manos maternales y el sostén de mi Corazón maternal.

2 de mayo de 2014
Queridos hijos, Yo, su Madre, estoy con ustedes por su bien, por sus necesidades y para su conocimiento personal. El Padre celestial les ha dado la libertad de decidir por sí solos, y de conocer por sí solos. Yo deseo ayudarlos. Deseo ser su Madre, Maestra de la Verdad, para que con la simplicidad de un corazón abierto, conozcan la inconmensurable pureza y la luz que proviene de ella y que disipa las tinieblas, la luz que trae esperanza. Yo, hijos míos, comprendo sus dolores y sufrimientos. ¿Quién mejor que una Madre los podría comprender? ¿Y ustedes, hijos míos? Es pequeño el número de aquellos que me comprenden y que me siguen. Grande es el número de los extraviados, de aquellos que no han conocido aún la verdad en mi Hijo. Por lo tanto, apóstoles míos, oren y actúen. Lleven la luz y no pierdan la esperanza. Yo estoy con ustedes. De manera particular estoy con sus pastores: los amo y los protejo con un corazón maternal, porque ellos los conducen al Paraíso que Mi Hijo les ha prometido. ¡Les agradezco!

2 de junio de 2014
Queridos hijos, a todos ustedes los llamo y los acepto como hijos míos. Oro para que ustedes me acepten y me amen como Madre. A todos ustedes los he unido en mi Corazón, he descendido entre ustedes y los bendigo. Sé que de mí ustedes desean consuelo y esperanza, porque los amo e intercedo por ustedes. Les pido que conmigo se unan en mi Hijo y que sean mis apóstoles. Para que puedan hacerlo, los invito de nuevo a amar. No hay amor sin oración, no hay oración sin perdón; porque el amor es oración, el perdón es amor. Hijos míos, Dios los ha creado para amar, amen para así perdonar. Cada oración que proviene del amor los une a mi Hijo y al Espíritu Santo, y el Espíritu Santo los ilumina y los hace apóstoles míos, apóstoles que harán todo en el nombre del Señor. Orarán con obras y no sólo con palabras, porque aman a mi Hijo y comprenden el camino de la verdad que conduce a la vida eterna.
Oren por sus pastores, para que puedan siempre guiarlos con un corazón puro por el camino de la verdad y del amor, por el camino de mi Hijo. ¡Les agradezco!


2 de julio de 2014
Queridos hijos, yo, Madre de ustedes aquí reunidos, y Madre del mundo entero, los bendigo con la bendición maternal y los invito a emprender el camino de la humildad. Ese camino conduce al conocimiento del amor de mi Hijo. Mi Hijo es omnipotente. Él está en todo. Si ustedes, hijos míos, no conocen esto, la oscuridad –la ceguera– reina en vuestra alma. Solamente la humildad los puede sanar. Hijos míos, yo siempre he vivido humilde y valientemente, y en la esperanza. Yo sabía, y había comprendido que Dios está en nosotros y nosotros en Dios. Eso mismo pido de ustedes. Deseo que todos ustedes estén conmigo en la eternidad, porque ustedes son parte de mí. En su camino, yo los ayudaré. Mi amor los envolverá como un manto y hará de ustedes apóstoles de mi luz –la luz de Dios-. Con el amor que proviene de la humildad, llevarán la luz donde reina la oscuridad –la ceguera-. Llevarán a mi Hijo que es la luz del mundo. Yo estoy siempre con sus pastores y oro para que siempre sean ejemplo de humildad para ustedes. ¡Les agradezco!

2 de agosto de 2014
Queridos hijos, la razón por la que ahora estoy con ustedes es mi misión de ayudarlos para que venza el bien. Aunque esto ahora a ustedes no les parezca posible. Entiendo que muchas cosas no las comprendan como tampoco yo había comprendido todo lo que mi Hijo me explicaba mientras crecía junto a mí, sin embargo yo le creía y lo seguía. Esto mismo les pido también a ustedes: que me crean y me sigan. Sin embargo, hijos míos, seguirme significa amar a mi Hijo por encima de todo, amarlo en cada persona sin distinción. Para lograrlo, nuevamente los invito a la renuncia, a la oración y al ayuno. Los invito a que la Eucaristía sea la vida de vuestra alma. Los invito a ser mis apóstoles de la luz, aquellos que difundirán en el mundo el amor y la misericordia. Hijos míos, la vida de ustedes es sólo un abrir y cerrar de ojos en comparación a la vida eterna. Cuando estén ante mi Hijo, Él verá en sus corazones cuánto amor han tenido. Para poder difundir debidamente el amor, yo suplico a mi Hijo para que por medio de su amor les dé la unión, la unión entre ustedes y con sus pastores. Mi Hijo se da a ustedes siempre y nuevamente a través de ellos y les renueva el alma. No lo olviden. Gracias.


2 de setiembre de 2014
Queridos hijos, Yo, vuestra Madre, vengo nuevamente entre ustedes en el amor que no tiene fin, desde el amor infinito del infinito Padre Celestial. Y como estoy mirando en sus corazones veo que muchos de ustedes me han aceptado como Madre y, con corazones puros y sinceros, desean ser mis apóstoles. Pero, también soy Madre de aquellos de ustedes que no me aceptan y que, en la dureza de sus corazones, no desean allegarse a conocer el amor de mi Hijo. Y no saben cuánto sufre mi corazón y cuánto oro a mi Hijo por ustedes. Le rezo para que sane sus almas porque Él puede hacerlo. Le pido que los ilumine con el milagro del Espíritu Santo para que puedan detenerse de constantemente traicionarlo, maldecirlo y herirlo. Con todo mi corazón oro por ustedes para que comprendan que sólo mi Hijo es la salvación y la luz del mundo. Y ustedes, hijos míos, mis queridos apóstoles, lleven siempre a mi Hijo en sus corazones y pensamientos. Así estarán llevando amor. Todos aquellos que no lo conocen lo reconocerán en vuestro amor. Estoy siempre a vuestro lado. Especialmente estoy al lado de sus pastores porque mi Hijo los llamó para conducirlos en el camino a la eternidad. Gracias, apóstoles míos, por vuestro sacrificio y amor.

2 de octubre de 2014
Queridos hijos, con amor maternal les ruego: ¡ámense unos a otros! Que en sus corazones, como mi Hijo lo ha querido desde el inicio, esté en primer lugar el amor al Padre Celestial y hacia el prójimo, por encima de todo lo que hay en esta tierra. Queridos hijos míos, ¿no reconocen los signos de los tiempos? ¿No reconocen que todo lo que hay en torno a ustedes, todo lo que está ocurriendo, es porque no hay amor? Comprendan que la salvación está en los verdaderos valores. Acepten el poder del Padre Celestial, ámenlo y hónrenlo. Caminen tras las huellas de mi Hijo.

Ustedes, hijos míos, mis queridos apóstoles, ustedes no dejan de reunirse siempre entorno a mí porque tienen sed. Están sedientos de paz, de amor y de felicidad. ¡Beban de mis manos! Mis manos les ofrecen a mi Hijo, que es Manantial de agua pura. Él les reavivará la fe y purificará sus corazones, porque mi Hijo ama a los corazones puros y los corazones puros aman a mi Hijo. Sólo los corazones puros son humildes y poseen fe firme. ¡Corazones así les pido yo, hijos míos! Mi Hijo me dijo que yo soy la Madre de todo el mundo. A ustedes que me han aceptado como tal les ruego que me ayuden con su vida, oración y sacrificio para que todos mis hijos me acojan como Madre; para que pueda yo conducirlos al Manantial de agua pura. ¡Gracias! Queridos hijos míos, mientras sus pastores les ofrecen el Cuerpo de mi Hijo, con sus manos bendecidas, en sus corazones den siempre gracias a mi Hijo por su sacrificio y por los pastores que no deja de darles.

2 de noviembre de 2014

Queridos hijos, estoy con ustedes con la bendición de mi Hijo, con ustedes que me aman y que buscan seguirme. Deseo estar también con ustedes, que no me acogen. A todos ustedes les abro mi Corazón lleno de amor y los bendigo con mis manos maternas. Soy una Madre que los comprende: viví vuestra vida y probé vuestros sufrimientos y alegrías. Ustedes, que viven el dolor, comprendan mi dolor y mi sufrimiento por aquellos hijos míos que no permiten que la luz de mi Hijo los ilumine, por aquellos hijos míos que viven en las tinieblas. Por esto tengo necesidad de ustedes, de ustedes que han sido iluminados por la luz y que han comprendido la verdad. Los invito a adorar a mi Hijo, para que vuestra alma crezca y alcance una verdadera espiritualidad. Apóstoles míos, podrán entonces ayudarme. Ayudarme significa rezar por aquellos que no han conocido el amor de mi Hijo. Orando por ellos, ustedes le muestran a mi Hijo que lo aman y que lo siguen. Mi Hijo me ha prometido que jamás vencerá el mal porque están ustedes, almas de los justos; ustedes que buscan rezar la oración del corazón; ustedes que ofrecen sus dolores y sufrimientos a mi Hijo; ustedes, que comprenden que la vida es sólo un parpadeo; ustedes que anhelan el Reino de los Cielos. Todo eso los hace apóstoles míos y los conduce al triunfo de mi Corazón. Por ello, hijitos míos, purifiquen sus corazones y adoren a mi Hijo. Les doy mis gracias!

2 de diciembre de 2014

Queridos hijos, recuerden lo que les digo: el Amor triunfará. Sé que muchos de ustedes están perdiendo la esperanza, porque alrededor de ustedes ven sufrimiento, dolor, celos, envidia.    Pero, yo soy vuestra Madre. Estoy en el Reino pero también aquí con ustedes. Mi Hijo me envía nuevamente para ayudarlos. Por tanto, no pierdan la esperanza sino síganme porque el triunfo de mi Corazón es en el nombre de Dios.
Mi amado Hijo piensa en ustedes como siempre lo ha hecho. Crean en Él y vívanlo. Él es la Vida del mundo. Hijos míos, vivir a mi Hijo significa vivir el Evangelio. Esto no es fácil. Significa amor, perdón y    sacrificio. Ello purifica y abre el Reino. La oración sincera, que no es    sólo palabras sino la oración en la que habla el corazón, los ayudará. Asimismo, el ayuno (los ayudará) porque es aún más amor, perdón y sacrificio. Por ello, no pierdan la esperanza sino síganme.
Les imploro nuevamente orar por sus pastores para que miren ellos siempre a mi Hijo, que fue el primer Pastor del mundo y cuya familia fue todo el mundo. Gracias.

 

2 de enero de 2015

Queridos hijos, estoy entre ustedes como Madre que quiere ayudarles a conocer la verdad. Mientras vivía vuestra vida en la tierra tuve conocimiento de la verdad y con ello un pedazo de Cielo en la tierra. Es por ello, hijos míos, que deseo lo mismo para ustedes. El Padre Celestial desea corazones puros, colmos de conocimiento de la verdad. Desea que amen a todos aquellos a quienes encuentren, porque también yo amo a mi Hijo en todos ustedes. Este es el comienzo del conocimiento de la verdad. Muchas falsas verdades les están siendo ofrecidas. Las superarán con un corazón purificado por el ayuno, la oración, la penitencia y el Evangelio. Este es la única verdad, y es la verdad que mi Hijo les ha dejado. No tienen necesidad de examinarlo mucho. Lo que se pide de ustedes es amar y dar, como yo lo hice. Hijos míos, si aman vuestro corazón será como una morada para mi Hijo y para mí, y las palabras de mi Hijo serán la luz guía de sus vidas. Hijos míos, me serviré de ustedes, apóstoles del amor, para ayudar a todos mis hijos a conocer la verdad. Hijos míos, siempre he orado por la Iglesia de mi Hijo, por eso les ruego que también hagan ustedes lo mismo. Oren para que sus pastores resplandezcan con el amor de mi Hijo. Gracias.

 

2 de febrero de 2015

Queridos hijos, aquí me tienen. Estoy aquí entre ustedes, los miro, les sonrío y los amo como solo una Madre puede hacerlo. A través del Espíritu Santo, que viene por medio de mi pureza, veo sus corazones y los ofrezco a mi Hijo. Desde hace tiempo, les pido que sean mis apóstoles y que oren por quienes no han conocido el amor de Dios. Pido la oración hecha con amor, que realiza obras y sacrificios. No pierdan el tiempo en pensar si son dignos de ser mis apóstoles. El Padre Celestial juzgará a todos, pero ustedes ámenlo y escúchenlo. Sé que todo esto los confunde, como también mi permanencia entre ustedes, pero acéptenla con gozo y oren para comprender que son dignos de trabajar para el Cielo. Mi amor está en ustedes. Oren para que mi amor venza en todos los corazones, porque este es un amor que perdona, da y nunca termina. Les doy las gracias.



SUBIR


Mensajes a Jakov

 

12 de setiembre de 1998

    El 12 de setiembre, Jakov tuvo su última aparición diaria. Durante su estadía en los Estados Unidos, Jakov envió desde Miami el siguiente texto:

El viernes 11 de setiembre, durante la aparición diaria, la Virgen me dijo que me preparara de una manera especial con oración para la aparición del día siguiente, porque me confiaría el 10º secreto. El sábado 12 de setiembre, la Virgen vino a las 11.15 hs. Al llegar me saludó como siempre con el “Alabado sea Jesucristo”. Cuando me confió el 10º secreto se veía triste. Después me dijo con una tierna sonrisa:

Querido hijo, soy tu Madre y te amo incondicionalmente. A partir de hoy ya no me apareceré diariamente a ti sino sólo el día de Navidad, cumpleaños de mi Hijo. No estés triste porque, como Madre, siempre estaré contigo, como toda verdadera madre, y nunca te abandonaré. Y tú sigue adelante por el camino de mi Hijo, camino de la paz y del amor, y trata de perseverar en la misión que yo te he confiado. Sé un ejemplo del hombre que ha conocido a Dios y el amor de Dios. Que la gente siempre vea en ti un ejemplo de cómo actúa Dios en las personas y por medio de ellas. Te bendigo con mi bendición maternal y te doy gracias por haber respondido a mi llamado.

    La aparición concluyó a las 11.45 hs.

 

25 de diciembre de 1998

    La aparición comenzó a las 11.50 hs y duró 12 min. Jakov escribió: La Virgen vino gozosa. Ella me saludó como siempre con el “Alabado sea Jesucristo”. Me habló de los secretos y luego me dio este mensaje:

Queridos hijos, hoy en el día del nacimiento de mi Hijo, mi corazón está lleno de inconmensurable gozo, amor y paz. Como Madre suya deseo que cada uno de ustedes sienta en su corazón ese mismo gozo, paz y amor. Por eso, no tengan miedo de abrir su corazón y abandonarse completamente a Jesús, porque solamente así Él podrá entrar en sus corazones y llenarlos de amor, de paz y de gozo. Los bendigo con mi bendición maternal.

    Jakov oró con su familia. Él se había preparado para la aparición con la Santa Confesión y la Santa Misa. Después de la aparición, él lloro por algunos momentos.  

 

25 de diciembre de 1999

Queridos hijos, hoy en el aniversario del nacimiento de mi Hijo, cuando mi corazón está pleno de un gozo inconmensurable, los invito a todos con amor a la completa apertura y al completo abandono en Dios. Expulsen todas las tinieblas del corazón y dejen que la luz y el amor de Dios penetren en sus corazones y permanezcan siempre. Sean portadores de la luz de Dios y de su amor a todos los hombres de modo que, en ustedes y por medio de ustedes, todos puedan experimentar la verdadera luz y el verdadero amor que sólo Dios puede dar. Los bendigo con mi bendición maternal.  

 

25 de diciembre de 2000

Queridos hijos, hoy cuando Jesús nace y por Su nacimiento trae inconmensurable alegría, amor y paz, yo los llamo, especialmente, a que le digan su “sí” a Jesús. Abran sus corazones, para que Jesús entre en ellos, venga a habitar en ellos y comience a obrar a través de ustedes. Sólo así podrán comprender la verdadera belleza del amor de Dios, de su alegría y su paz. Hijos queridos, regocíjense en el nacimiento de Jesús y oren por todos aquellos corazones que no se han abierto a Jesús, para que así Jesús pueda entrar en cada uno de sus corazones y pueda empezar a obrar a través de ellos. De este modo cada persona será un ejemplo y una verdadera persona por medio de la cual Dios obra.

    La aparición comenzó a las 15.20 hs y duró 10 minutos. La Virgen llegó llena de gozo con el Niño Jesús en sus brazos y los bendijo a todos.

 

25 de diciembre de 2001

Queridos hijos, hoy cuando Jesús nace de nuevo para ustedes, de una manera especial, quiero invitarlos a la conversión. Oren, oren, oren por la conversión de sus corazones a fin de que Jesús pueda nacer nuevamente en todos, more en ustedes y venga a reinar en todo su ser.

Gracias por haber respondido a mi llamado.

    La aparición comenzó a las 15.30 hs y duró 5 minutos.

 

25 de diciembre de 2002

Queridos hijos, hoy, en el día del amor y de la paz, con Jesús en los brazos, los invito a orar por la paz. Hijitos, sin Dios y sin la oración no pueden tener paz. Por eso, hijitos, abran su corazón para que el Rey de la Paz nazca en su corazón. Sólo así podrán testimoniar y llevar la paz de Dios a este mundo sin paz. Estoy con ustedes y los bendigo con mi bendición maternal.

    La aparición comenzó a las 17.20 hs y duró 7 minutos.

 

25 de diciembre de 2003

¡Queridos hijos! Hoy, cuando Jesús desea especialmente darles su paz, los invito a orar por la paz en sus corazones. Hijos, sin la paz en sus corazones no pueden sentir el amor y la alegría del nacimiento de Jesús. Por eso hijitos, especialmente hoy, abran sus corazones y comiencen a orar. Sólo mediante la oración y el abandono total, el corazón de ustedes será lleno del amor y de la paz de Jesús. Los bendigo con mi bendición maternal.

    La Virgen vino con el Niño Jesús entre los brazos. La aparición comenzó a las 15.15 hs  y duró 8 minutos.  

25 de diciembre de 2004

Queridos hijos, hoy -en un día de gracia- con el pequeño Jesús en mis brazos, de un modo especial, los llamo a que abran sus corazones y comiencen a orar. Hijitos, pidan a Jesús que nazca en cada corazón y que comience a regir sus vidas. Recen para que les dé la gracia de reconocerlo siempre y en cada persona. Hijitos, pídanle a Jesús amor, porque sólo con el amor de Dios pueden ustedes amar a Dios y a todas las personas. Los llevo en mi corazón y les doy mi bendición Maternal.

25 de diciembre de 2005
     En la última aparición diaria del 12 de setiembre de 1998, la Virgen le dijo a Jakov Colo que tendría la aparición una vez al año, y esto sería el 25 de Diciembre. Así ha sido también este año. La Virgen vino con el Niño Jesús entre los brazos. La aparición comenzó a las 14:45, duró 7 minutos y dio el siguiente mensaje:
¡Queridos hijos! Hoy, con Jesús en brazos, de manera especial los llamo a la conversión. Hijos, durante todo este tiempo en que Dios me ha permitido estar con ustedes, incesantemente los he llamado a la conversión. Muchos de sus corazones han permanecido cerrados. Hijitos, Jesús es paz, amor, alegría, y por eso decídanse ahora por Jesús. Comiencen a orar. Pídanle el don de la conversión. Hijitos, sólo con Jesús pueden tener paz, alegría y un corazón lleno de amor. Hijitos, yo los amo. Soy su Madre y les doy mi bendición maternal. 

25 de diciembre de 2006
Queridos hijos, hoy es un gran día de gozo y de paz. Regocíjense conmigo. Hijitos, los invito especialmente a la santidad en sus familias. Deseo, hijitos, que cada una de sus familias sea santa y que el gozo divino y la paz, que Dios especialmente hoy les envía, reinen y moren en sus familias. Hijitos, abran hoy sus corazones, en este día de gracia. Decídanse por Dios y pónganlo en el primer lugar en sus familias. Soy la Madre de ustedes. Los amo y les doy mi bendición maternal.

25 de diciembre de 2007
      La aparición anual a Jakov Colo tuvo lugar hoy 25 de diciembre. La Virgen vino con el Niño Jesús entre los brazos. La aparición comenzó a las 14:29, duró 6 minutos y dio el siguiente mensaje:
Hoy los invito de manera especial a abrirse a Dios, y que hoy cada uno de sus corazones se convierta en el lugar del Nacimiento de Jesús. Hijitos, deseo conducirlos a las alegrías de vuestra vida, todo este tiempo en que Dios permite que esté con ustedes. Hijitos, la única alegría verdadera de su vida es Dios. Por eso, queridos hijos, no busquen la felicidad en las cosas terrenales, sino abran sus corazones y acepten a Dios. Hijitos, todo pasa, sólo Dios permanece en vuestro corazón.

25 de diciembre de 2008
      La aparición anual a Jakov tuvo lugar hoy 25 de diciembre. La Sma. Virgen vino con el Niño Jesús en brazos. La aparición comenzó a las 9:48, duró 6 minutos y dio el siguiente mensaje: 
     ¡Queridos hijos! Hoy los invito de manera especial a que oren por la paz. Sin Dios no pueden tener paz ni vivir en paz. Por eso, hijitos, hoy, en este día de gracia, abran sus corazones al Rey de la Paz para que nazca en ustedes y les conceda su paz y sean ustedes portadores de la paz en este mundo sin paz. ¡Gracias por haber respondido a mi llamado!

25 de diciembre de 2009

Aparición anual a Jakov

     La Virgen vino también hoy con un vestido dorado y con el Niño Jesús en brazos. La aparición comenzó a las 14:35, duró 12 minutos y dio el siguiente mensaje:

     ¡Queridos hijos! Todo este tiempo en que Dios, de manera especial me ha permitido estar con ustedes, deseo guiarlos por el camino que conduce a Jesús y a vuestra salvación. Hijitos míos, solamente en Dios pueden encontrar la salvación, y por eso, especialmente en este día de gracia, con el Niño Jesús en brazos, los invito a que le permitan a Jesús que nazca en sus corazones. Solamente con Jesús en el corazón, pueden emprender el camino de la salvación y de la vida eterna. Gracias por haber respondido a mi llamado.

25 de diciembre de 2011

Aparición anual a Jakov
Queridos hijos, hoy de manera especial, deseo conducirlos y entregarlos a mi Hijo. Hijitos, abran sus corazones y permitan a Jesús que nazca en ustedes, porque solamente así, hijitos, ustedes mismos podrán experimentar vuestro nuevo nacimiento y, con Jesús en sus corazones, emprender el camino de la salvación. ¡Gracias por haber respondido a mi llamado!


SUBIR


 

Mensajes a Ivan

 

7 de setiembre de 2001

     Ante la tragedia que luego aconteciera, se volvió mucho más claro y directo el mensaje que nuestra Madre, Reina de la Paz, le dio a Ivan en su aparición del viernes 7 de setiembre de 2001. Fue alrededor de las 11 de la noche en la Colina de las Apariciones. Luego de orar un largo rato por los presentes y por la paz del mundo, la Santísima Virgen dio su mensaje:

También ustedes oren por la paz en el mundo.

 

14 de setiembre de 2001

     El siguiente mensaje fue dado a Ivan en la fiesta de la Exaltación de la Santa Cruz, en la Colina de las Apariciones. La reunión del grupo de oración de Ivan había comenzado a las 21.30 hs en el primer lugar de las apariciones en la Colina, no en la Cruz Azul. Muchas personas estaban presente. Ivan tuvo la aparición de la Virgen a las 22 hs y contó que la Santísima Virgen llegó muy triste, muy triste por sus hijos que en la tragedia de EEUU perdieron sus vidas. Durante un largo tiempo oró sobre los presentes con los brazos extendidos y los bendijo a todos. Ivan encomendó luego a todos los presentes y sus necesidades. La Santísima Virgen dijo:

Queridos hijos, paz, paz, paz. Mis hijos queridos oren por la paz, oren junto a su Madre por la paz. Gracias por haber respondido a mi llamado.

    Todos rezaron con la Virgen el Padrenuestro y el Gloria. Después al irse, la Santísima Virgen dejó la señal de la luz y una Cruz diciendo:

Vayan en paz mis hijos queridos.

 

4 de octubre de 2001

     Encuentro de oración en Boston (EEUU). Ivan dijo que la Santísima Virgen llegó llena de gozo y extendió sus brazos sobre los presentes y oró durante un largo rato. Especialmente oró por los enfermos. La Virgen repitió sus mensajes de oración –particularmente por la paz- y la renovación de la oración en familia. Ella dijo que Satanás ahora está fuerte y está atacando a las familias.

    Luego Ivan explicó qué significa crecer en santidad: la paz es la piedra angular de la santidad y la oración es el vehículo para la paz. Ivan puso énfasis en la importancia que tiene la oración, preguntándose porqué habría la Madre de Dios continuar pidiéndonos oren, oren, oren si eso no fuese la cosa más importante para nosotros.

 

14 de diciembre de 2001

     Colina de las Apariciones. Ivan dijo que la Santísima Virgen llegó feliz y con tres ángeles. Como de costumbre, al comienzo de la aparición la Santísima Virgen saludó a cada uno con su saludo maternal y dijo:

¡Alabado sea Jesucristo, hijos queridos!

     Por un largo rato, Nuestra Madre del Cielo oró sobre cada uno y los bendijo con su bendición maternal. Luego Ivan encomendó a los presentes y sus necesidades, las intenciones de sus familias y como siempre, especialmente a los enfermos. Luego, la Virgen dijo:

Queridos hijos, aquí esta noche, nuevamente su Madre quiere llamarlos, de un modo especial en este tiempo, tiempo de gracia, a comenzar a rezar en sus familias, rezar por sus hijos y para que a través de esta oración todos se preparen para el gran día que está por llegar.

¡Hijos queridos, oren, oren, oren!

     Luego del mensaje todos rezaron juntos el Padrenuestro y el Gloria. Estando todavía en oración, nuestra Madre dejó luego la señal de una Cruz luminosa con las palabras: 

Vayan en paz, mis hijos queridos.

 

10 de febrero de 2002

    San Juan de Capistrano, California

Queridos hijos, ¡qué feliz estoy hoy con ustedes! Ustedes son mis hijos. Continúen siendo persistentes en el nombre de la paz y del amor, y vuélvanse mis misioneros llevando mis mensajes a este mundo cansado. Yo, la Madre de ustedes, estoy siempre con ustedes e intercedo ante mi Hijo por ustedes. Hijos queridos, sean mi signo viviente, sean mi luz y lleven a los otros la alegría. Gracias mis hijos queridos por haber aceptado mis mensajes y por su voluntad de llevarlos a otros.

 

13 de septiembre del 2002

    En la Cruz Azul. Nuestra Señora vino llena de gozo y al comienzo nos saludó diciendo:

Alabado sea Jesús, queridos hijos.

    Después continuó rezando con sus manos extendidas y nos bendijo. Oró sobre los enfermos y posteriormente nos bendijo con su bendición maternal y bendijo todo lo que trajeron para ser bendecido. Posteriormente, como es habitual en todos los encuentros, Ivan encomendó a todos, sus necesidades, intenciones, familias y de manera especial a los enfermos. Después la Virgen dijo:

Queridos hijos, hoy me regocijo con ustedes y los invito a orar en estos días por mis intenciones. Quiero en estos días realizar mis planes con la ayuda de ustedes.

Gracias por haber respondido a mi llamado.

    Después Iván oró con Ella el Padrenuestro y el Gloria. La Virgen continuó orando y se alejó en la luz y en el signo de la Cruz, con el saludo:

Vayan en paz, hijos míos.

 

31 de mayo de 2004

    El 31 de Mayo (día de la Visitación) Ivan tuvo su aparición en la Cruz Azul, del Podbrdo, a las 22 hs. La Gospa se mostró alegre. Llegó con tres ángeles y dio el siguiente mensaje:

Queridos hijos, también hoy los invito a orar por la paz, la paz, la paz.  

 

2 de abril de 2005
     Ivan Dragicevic estaba en una misión en los Estados Unidos el 2 de abril. Al día siguiente, 3 de abril, domingo de la Divina Misericordia, fue a Bangor, Maine, a dar una charla y observó que todos estaban consternados por la muerte del Santo Padre. Ivan le dijo a la audiencia en Maine que la víspera, sábado 2 de abril, estando en una parroquia en New Hampshire, recibió su aparición diaria justo unas horas después de la muerte del Papa, debido a la diferencia horaria con Europa. Explicó luego que cuando la Santísima Virgen se le apareció, estaba sola como de costumbre, pero que luego ¡el mismísimo Santo Padre apareció a la izquierda de nuestra Señora. Llevaba una larga túnica blanca y una capa dorada! Ivan dijo que se lo veía muy joven y que ambos, el Santo Padre y la Virgen, estaban muy felices. La Virgen le dijo a Ivan: "¡Él es mi hijo, está conmigo!" ¡Ivan le contó al grupo que luego de la aparición quedó tan sobrecogido que apenas pudo dormir! Las personas que asistieron a la aparición comentaron que nunca habían visto tan feliz a Ivan.


15 de agosto de 2005
    
Colina de las Apariciones, 22.30 hs.
¡Queridos hijos! También hoy con gran alegría los invito a orar en estos días por mis intenciones. Oren por la realización de mis planes en este mundo. Queridos hijos, oren por la paz del mundo. Paz, paz, paz. Oren con vuestra Madre por la paz en las familias y en el mundo. ¡Gracias por haber respondido a mi llamado!

9 de diciembre de 2005
      La aparición del 9 de Diciembre a Ivan en la Cruz Azul fue a las 22 hs. Ivan y su grupo de oración, a pedido de la Santísima Virgen, llegaron una hora antes. Esto fue debido a que la Madre Santísima deseaba que hubiese una preparación de una hora con oraciones y cantos.

     Estaban rezando el Rosario cuando llegó. Ivan dijo que vino llena de felicidad y acompañada por tres ángeles. Saludó a todos con “Alabado sea Jesús, hijos míos queridos”.

     Ivan recomendó a cada uno de los presentes, todas las intenciones y oraciones, problemas y luego recomendó especialmente a los enfermos y Ella oró sobre ellos.

     Rezaron un Padrenuestro guiado por la Santísima Virgen. Luego dijo:
     “Queridos hijos, aún esta noche, con gozo, los invito especialmente, durante este tiempo de gracia, a que renueven la oración en sus familias. Queridos hijos, en este tiempo, oren en sus familias y oren delante del pesebre. Oren, hijos queridos, porque con la oración el gozo volverá a sus corazones y la luz y el gozo de Navidad brillará en sus corazones. Gracias por haber respondido a mi llamado."
     Al partir la Virgen dejó la señal de una cruz luminosa.

 

14 de julio de 2006  
     El viernes 14 de julio, a las 10 de la noche, la Santísima Virgen se apareció a Ivan en el Podbrdo. Ivan dijo que Nuestra Señora vino llena de gozo y felicidad y que saludó diciendo:
"Sea alabado Jesucristo, hijos míos". Ella bendijo con su bendición maternal a todos los que allí estaban. Oró sobre cada uno y se detuvo especialmente sobre los enfermos que estaban presentes. Luego dio el siguiente mensaje:
Paz, paz, paz. Oren por la paz junto a su Madre en el Cielo.
     Luego todos rezaron el Padrenuestro guiado por la Madre de Dios. Finalmente, la Santísima Virgen dejó la señal de la Cruz luminosa con el saludo:
Vayan en paz, mis queridos hijos.


4 de agosto de 2006
Queridos hijos: también hoy la Madre con seriedad los invita: oren, queridos hijos, por la paz. Paz, paz, paz. Que haya paz, queridos hijos. La Madre intercede ante su Hijo por cada uno de ustedes, la Madre ora por cada uno de ustedes. Oren junto con la Madre, especialmente en este tiempo, por la paz. Gracias, queridos hijos, porque han respondido a mi llamado.

28 de agosto de 2006
Queridos hijos, y hoy los llamo queridos hijos: oren por mis intenciones. Oren, oren, oren. Yo Vuestra Madre rezaré por ustedes e intercederé por ustedes ante mi Hijo. Gracias por haber respondido a mi llamado.

1 de setiembre de 2006

     Colina de las Apariciones (Podbrdo) a las 22 hs.

     Esta noche la Virgen llegó especialmente alegre con tres ángeles, apenas llegó nos saludó con su maternal saludo "Sea alabado Jesucristo, queridos hijos míos". Poco después oró con las manos extendidas sobre todos los presentes, nos bendijo con su bendición maternal, bendijo los objetos sagrados que habíamos llevado con nosotros y oró sobre los enfermos presentes. Luego Ivan nos encomendó a nosotros, a nuestras familias, nuestras intenciones y de un modo especial a los enfermos presentes. Luego la Virgen dijo:

Queridos hijos, hoy vuestra Madre los invita especialmente a regresar a la oración en vuestras familias. Oren, queridos hijos, en vuestras familias, que con la oración volverá la paz, el amor y la felicidad. Vuestra Madre ora con ustedes. 

     Luego rezamos con la Virgen un Padre Nuestro y un Gloria al Padre, después se marchó en el signo de la luz y de la cruz diciendo: "Vayan en paz queridos hijos míos".


8 de setiembre de 2006

     Nuestra Señora llegó a las 10 de la noche. Ivan contó que la Virgen vino especialmente feliz y que la acompañaban tres ángeles. Ella bendijo a cada uno de los presentes y oro por cada uno de ellos con sus brazos extendidos. Rezó especialmente por las personas enfermas. Luego dijo:
Mis queridos hijos, en estos años que he estado con ustedes he sembrado la semilla. Queridos hijos, deseo que ustedes  sean, de esta semilla, la flor, que difundan mis mensajes. Oren por la paz, oren con vuestra Madre por la paz.
Gracias por haber respondido a mi llamado.


14 de agosto de 2009

Aparición de la noche del 14 de Agosto 2009 -Víspera de la Asunción- relatada por Ivan:

     Lo más importante del encuentro de esta noche con Nuestra Señora es que vino muy contenta y alegre y lo hizo con tres ángeles. Al comienzo nos saludó a todos con su saludo maternal “Alabado sea Jesús, hijos míos queridos”. Luego, durante largo tiempo, oró especialmente sobre todos los presentes que están enfermos. Después nos bendijo con su bendición maternal y bendijo todo lo que habían traído para ser bendecido. Luego, Nuestra Señora oró sobre todos nosotros con sus manos extendidas, y -lo repito nuevamente- lo hizo con gran alegría. Después, los recomendé, recomendé sus necesidades, intenciones, familias y especialmente a los enfermos. Nuestra Señora entonces dijo: 
Queridos hijos, también hoy, en mi gran alegría, deseo llamarlos a través de este tiempo: Ábranse al Espíritu Santo. Ábranse, éste es un tiempo de gracia. Queridos hijos, que un río de amor fluya en sus corazones. Oren, oren queridos hijos, junto con la Madre. Gracias, hijos queridos, porque hoy también han respondido a mi llamado. 
     Luego, yo recé un Padrenuestro y un Gloria con Nuestra Señora. Ella dejó, en oración, un luminoso signo de la Cruz mientras se despedía:
Id en paz, hijos míos queridos.

 

28 de agosto de 2009

    Esta noche la Santísima Virgen vino feliz y, al comienzo, como siempre nos saludó a todos con su saludo maternal: 
“Alabado sea Jesús, mis hijos queridos, mis pequeños hijos”
    Luego, con sus brazos extendidos oró, por un tiempo, sobre nosotros aquí presentes y luego por los enfermos presentes. Después nos bendijo a todos con su bendición maternal y a continuación bendijo los artículos que trajeron para ser bendecidos. Y nos dio el siguiente mensaje:

“Queridos hijos, hoy también los llamo especialmente a que acepten mis mensajes, renueven mis mensajes. Queridos hijos, hoy, más que nunca, necesito sus obras, no sus palabras. Por ello, queridos hijos, vivan mis mensajes para que la luz pueda iluminar y llenar sus corazones. Hijos queridos, sepan que la Madre está orando con ustedes. Gracias, hoy también queridos hijos, por haber aceptado mis mensajes y por vivirlos. Oren para ser mi signo".  

8 de diciembre de 2009

Aparición a Ivan en el Podbrdo en la fiesta de la Inmaculada Concepción
     La aparición fue a las 22:30 h. Dijo Ivan: -Nuestra Señora vino muy feliz y oró sobre cada uno de nosotros, especialmente sobre los enfermos. Bendijo los artículos religiosos que trajeron los peregrinos y luego dijo:
Mis hijos queridos, mis pequeños, hoy también la Madre los ama con amor maternal. Deseo, hijos míos, que a través de este tiempo de gracia, abran sus corazones a la Luz, la luz de mi Hijo, y que la luz de mi Hijo penetre en sus corazones e ilumine vuestro corazón y alma para que puedan ser felices. Los llamo especialmente a orar por las familias. Oren en este tiempo por la santidad en la familia. También hoy, hijos queridos, deseo darles gracias por haberme aceptado y haber aceptado mis mensajes y por vivir mis mensajes
.

Mensaje dado a Ivan
el 18 de junio de 2010
Queridos hijos, deseo también hoy invitarlos a que, en este tiempo de gracia, oren. Renueven mis mensajes, queridos hijos. Vivan mis mensajes. Hijos queridos, este es tiempo de responsabilidad: vivan mis mensajes responsablemente. Queridos hijos, deseo de ustedes obras, no palabras. La Madre reza por ustedes e intercede ante su Hijo por todos ustedes. Gracias, hoy también, hijos queridos, por haberme aceptado y haber aceptado mis mensajes y por vivirlos.

1 de enero de 2011
Queridos hijos, también hoy la Madre con alegría los invita: oren, oren, oren. Oren, queridos hijos, y ayúdenme en la realización de mis planes, que deseo llevar a cabo con el mundo, con esta parroquia. Queridos hijos, hoy especialmente los invito a rezar por las vocaciones en la Iglesia, por la fe fuerte de mis sacerdotes. Sepan, hijos queridos, que rezo siempre con ustedes, que estoy siempre con ustedes cuando pasan por momentos de mayor dificultad. Por eso, perseveren en la oración, recen junto a mí. Hoy deseo decirles gracias porque han respondido y acogido y viven mis mensajes.

Aparición de la Santísima Virgen a Ivan en la Catedral de San Esteban, en Viena, el 17 de noviembre de 2011
     De acuerdo al relato de Ivan, la Virgen apareció muy feliz y al llegar saludó diciendo: “¡Alabado sea Jesucristo, hijos míos!” y dio su bendición maternal a todos. Luego oró con sus brazos extendidos sobre todos los sacerdotes presentes. Ivan encomendó especialmente a todos los sacerdotes que allí estaban esa noche.
     La Gospa luego también oró con sus brazos extendidos sobre todos los que allí estaban y bendijo todos los objetos religiosos que habían sido traídos para ser bendecidos.
     A continuación Ivan encomendó la Arquidiócesis y a su Eminencia el Cardenal. La Gospa oró de un modo especial por la Arquidiócesis y sus necesidades.
     Después, Ivan encomendó a todas las personas presentes, sus necesidades, a sus familias. La Virgen oró por todos y especialmente por los que estaban enfermos.

     Luego, dio el siguiente mensaje:

“Queridos hijos, hoy los llamo a la oración. Especialmente cuando Satanás quiere la guerra y el odio. Mis pequeños hijos, nuevamente los llamo a que oren, oren, oren para que Dios les dé paz. Ofrezcan paz a todo corazón y sean portadores de paz en este mundo sin fe. Estoy con ustedes y oro ante Dios por cada uno de ustedes. Y ustedes no tengan miedo porque todo el que ora no teme al mal y no alberga odio en su corazón. Gracias, mis queridos hijos, por haber respondido a mi llamado.”

     Luego todos rezaron un Padrenuestro, un Avemaría y un Gloria.
     La Gospa siguió orando sobre todos y finalmente partió dejando el signo de la cruz luminosa con el saludo “¡Vayan en paz hijos míos queridos!”.

Mensajes dados a Ivan
el 10 y 17 de agosto de 2012
Queridos hijos, he venido a ustedes y me presenté como la Reina de la Paz porque mi Hijo me envió. Deseo, queridos hijos, ayudarlos. Ayudarlos de modo que tengan paz. Pero, tantas veces les he dicho y se los repito a todos ustedes, mis hijos: ¡Yo los necesito, queridos hijos! Con ustedes puedo realizar la paz. Por eso hoy los invito: ¡oren por la paz! Oren por la paz en el mundo, oren por la paz en las familias. Renueven la oración en sus familias y pongan a Dios en el primer lugar en sus familias. La Madre ora junto con ustedes e intercede por todos ustedes con su Hijo. Oren, oren y perseveren en la oración. Gracias por haber respondido a mi llamado.
Queridos hijos, también hoy los invito, en modo particular, a orar especialmente por mis sacerdotes, mis amados, a orar por los obispos y por el Santo Padre. Oren, queridos hijos, por mis pastores, oren más que nunca. La Madre ora con ustedes y está con ustedes. Por lo tanto, perseveren en la oración y oren junto conmigo por mis intenciones. Gracias, queridos hijos, por haber respondido a mi llamado.


Mensaje de la Reina de la Paz dado a Ivan en Medjugorje, el 23 de agosto de 2013
Dijo Ivan que la Santísima Virgen vino muy feliz y con mucha alegría y saludó como siempre, diciendo: “¡Alabado sea Jesucristo, hijos míos queridos!”.
Luego extendió sus manos sobre todos los presentes esa noche y oró por largo tiempo en arameo.
A continuación rezó en particular por las personas enfermas allí presentes. Después dijo:

“Queridos hijos, hoy los invito a abrir sus corazones a la paz. Hijos queridos, oren, oren al Rey de la Paz para que les dé su paz. Ábranse a Él. Él es vuestro Rey. Queridos hijos, especialmente durante este tiempo oren por la paz del mundo, oren por mis planes que quiero se realicen. Oren, queridos hijos, oren para que la paz gobierne al mundo. Gracias que hoy han dicho “sí” a mi llamado”.

1 de mayo de 2014
Mensaje extraordinario para unos 90 sacerdotes provenientes de varios países por medio de Iván Dragicevic, Medjugorje, Bosnia Herzegovina.
"
Queridos hijos, amadísimos míos, también hoy de manera particular, deseo invitarlos a orar por las familias, por la santidad en las familias. También oren por mis pastores, por los nuevos pastores; esos nuevos pastores surgirán a través de la oración familiar. Es por eso que durante todos estos años, los he estado invitando a orar por las familias. La Madre ora por todos ustedes e intercede ante su Hijo por cada uno de ustedes. Vayan en paz queridos hijos míos."

SUBIR



Mensajes a Ivanka

 

    En la última aparición diaria del 7 de mayo de 1985 Nuestra Señora confió a Ivanka el 10º secreto y le dijo que recibiría una aparición anual en el aniversario de las apariciones (25 de junio).

 

25 de junio de 2001

    La vidente Ivanka Ivankovic-Elez tuvo su aparición anual regular el 25 de junio de 2001. Ivanka tuvo la aparición en presencia de su familia, y dijo que la Virgen estaba gozosa y le habló del futuro de la Iglesia. Nuestra Señora le dio el siguiente mensaje:

Queridos ángeles, gracias por sus oraciones, porque a través de ellas mi plan se esta llevando a cabo. Por eso, ángeles, oren, oren, oren, a fin de que mi plan se realice. Reciban mi bendición maternal.

 

25 de junio de 2002

    La aparición duró 6 minutos. Ivanka tuvo la aparición en su casa, en presencia de su familia, su esposo y sus tres hijos. Nuestra Señora dio el siguiente mensaje:

Queridos hijos, no se cansen de orar. Oren pidiendo paz, paz, paz.

     La Virgen le relató a Ivanka algunos detalles nuevos sobre su vida. Nos dio su bendición maternal. Nuestra Señora estaba gozosa.


25 de junio de 2003

Queridos hijos, yo estoy siempre con ustedes. Abran sus corazones para que entre el amor y la paz. Oren por la paz, paz, paz.

    La Virgen estaba muy alegre y le habló a Ivanka ampliamente sobre su vida. Ivanka estaba muy contenta al igual que Marija, ambas se veían radiantes.

25 de junio de 2004

    La vidente Ivanka Ivankovic-Elez tuvo su aparición anual el 25 de Junio del 2004. La aparición duró nueve minutos. Ivanka tuvo la aparición en su casa en presencia de su familia, su esposo y sus tres hijos. La Virgen le dio el siguiente mensaje:

Queridos hijos, oren por aquellas familias que no han llegado a conocer el amor de mi Hijo. Reciban mi bendición maternal.

25 de junio de 2005
    
La vidente Ivanka Ivankovic-Elez tuvo su aparición anual regular el día 25 de Junio del 2005. La Virgen dio el mensaje siguiente: 
¡Queridos hijos, ámense los unos a los otros con el amor de mi Hijo. Paz, paz, paz! 
    La Virgen estaba alegre y le habló a Ivanka sobre el sexto secreto.  

 

25 de junio de 2006

     La vidente Ivanka Ivankovic-Elez tuvo su aparición anual regular el día 25 de junio del 2006. Según el testimonio de los videntes, Vicka, Marija, Ivan todavía tienen apariciones cotidianas, mientras que Mirjana, Ivanka y Jakov tienen apariciones una vez al año.

     Con ocasión de la última aparición cotidiana a Ivanka, el día 7 de mayo de 1985, la Virgen, después de confiarle el último y décimo secreto, le dijo a ella que durante todo el resto de su vida tendría apariciones una vez al año, en el aniversario de las apariciones. Así sucedió también este año. La aparición, que duró 7 minutos, aconteció en la casa de Ivanka. Durante la aparición estuvo presente sólo la familia de Ivanka, su esposo y sus tres hijos.


     La Virgen dio el mensaje siguiente:

Queridos hijos: gracias por haber respondido a mi llamado. Oren, oren, oren.
     La Virgen estaba alegre y habló sobre el séptimo secreto.

25 de junio de 2007

     La vidente Ivanka Ivankovic-Elez tuvo su aparición anual regular el día 25 de junio del 2007. Según el testimonio de los videntes, Vicka, Marija, Ivan todavía tienen apariciones cotidianas, mientras que Mirjana, Ivanka y Jakov tienen apariciones una vez al año.

     Con ocasión de la última aparición cotidiana a Ivanka, el día 7 de mayo de 1985, la Virgen, después de confiarle el último y décimo secreto, le dijo a ella que durante todo el resto de su vida tendría apariciones una vez al año, en el aniversario de las apariciones. Así sucedió también este año. La aparición, que duró 17 minutos, aconteció en la casa de Ivanka. Durante la aparición estuvo presente sólo la familia de Ivanka, su esposo y sus tres hijos.

     Después de la aparición, Ivanka dijo:
-La Virgen se quedó conmigo 17 minutos, estaba feliz, y me habló acerca de su vida. La Virgen dijo: 
Queridos hijos, reciban mi bendición maternal.
 

25 de junio de 2009

Aparición anual a Ivanka:

     La aparición duró 10 minutos. Ivanka tuvo la aparición en su casa en presencia de su familia, su marido y sus tres hijos. Luego de la aparición la vidente Ivanka dijo: -Nuestra Señora permaneció conmigo durante 10 minutos y me habló del décimo secreto. Ella dijo: 
Queridos hijos, los llamo a ser apóstoles de paz. Paz, paz, paz.


SUBIR


 

Otros Mensajes a Marija

 

1 de enero de 2001

    Colina de las Apariciones (Podbrdo). Esta noche, cuando vino Nuestra Señora, le encomendé a todos nosotros, nuestras intenciones, y a todos los enfermos presentes. Nuestra Señora oró sobre nosotros y nos bendijo. Ella estaba regocijante y vino con cinco ángeles. Nos dio el siguiente mensaje:

Esta noche deseé, especialmente, que ustedes estuvieran aquí. De modo particular ahora, cuando satanás está libre de las cadenas, los invito a que se consagren a mi Corazón y al Corazón de mi Hijo. Particularmente ahora, hijos míos queridos, los invito a que estén cerca mío por medio de sus oraciones. A todos los bendigo con mi bendición maternal.

     Y nos bendijo a todos con el signo de la Cruz diciendo:

Vayan en paz, hijos míos queridos.

 

12 de diciembre de 2001

    Dijo Marija, la vidente: Cuando llegó esta noche la Santísima Virgen le encomendé a todos los presentes y todas nuestras intenciones, las que tenemos en nuestros corazones. Y Nuestra Señora comenzó a rezar sobre nosotros, pero no oró por mucho tiempo. Hoy es la Fiesta de Nuestra Señora de Guadalupe. Nos bendijo, miró a cada uno de nosotros y dijo:

Vayan en paz, nos encontraremos mañana en el mismo lugar y a la misma hora.      

 

13 de diciembre de 2001

    En el momento de la aparición, le encomendé a cada uno de nosotros y nuestras intenciones. Ella extendió sus manos sobre nosotros por largo tiempo. Luego le pedí que nos bendijera y bendijese todos los objetos que habíamos traído. Ella así lo hizo. Y luego permaneció un poco tiempo con nosotros, le pregunté si tenía algo para decirnos. Ella sonrió y dijo: 

No olviden que soy la Madre de ustedes y que los amo.

    Luego hizo el Signo de la Cruz y partió.

SUBIR


 

Mensajes a Vicka

"La Santísima Virgen regresa a Belén"

    El domingo pasado -25 de agosto de 2013- Belén fue una fiesta! En medio de territorio palestino, miles de personas se reunieron para rezar por la paz!!
    La Virgen María volvió a Belén cuando Vicka, la vidente de Medjugorje, tuvo la aparición de la Gospa en Tierra Santa.
    En el marco de la Peregrinación Ecuménica Internacional, organizada por el grupo Maranatha para rezar por la paz en Tierra Santa y en el mundo entero, Vicka tuvo la aparición de la Virgen María a la hora local 18.40 de Belén. En el encuentro de oración participaron peregrinos de distintas partes del mundo y la comunidad cristiana local 
    El Patriarca de Jerusalén presidió la Celebración Eucarística junto a un gran número de sacerdotes, incluso de otros ritos. Todo fue una gran fiesta en Belén, en el Colegio Tierra Santa no quedaba lugar para nadie más.
Vicka dijo que la Virgen vino con mucha, mucha  alegría, y gozo. Ella dijo:

¡Yo estoy siempre con Ustedes!, les pido que recen más, recen en sus familias, reúnan la familia y recen el Rosario, ....

    La parroquia de Belén estaba de gran fiesta, y el Patriarca de Jerusalén durante su homilía, dijo, entre otras cosas: -la Virgen es de este lugar, Ella es nuestra, Ella está con nosotros, Ella es la Reina de la Paz, pidamos a Ella por la Paz-.
    Luego consagró al Inmaculado Corazón de María a toda la comunidad parroquial de Belén y a todos los peregrinos presentes. Un coro angelical acompañó la celebracion y todos volvimos con el corazón lleno de gozo y paz.

    Un abrazo y desde aquí, rezo por cada uno de Uds. y sus intenciones.
Una peregrina argentina en Tierra Santa

Queridos todos:
    Comparto con  ustedes  los detalles de la peregrinación a Tierra Santa.      Ayer anduvimos por Haiffa, que está al norte de Tel Aviv, el principal Puerto, y allí Israel tiene las destilerías de petróleo para todo el pais. 
    Allí se encuentra el Monte Carmelo, fue una bendición conocer ese lugar. En el interior de la Basílica de la Virgen del Carmen se encuentra la Gruta donde el profeta Elías se refugió y vivió, luchando contra las  sectas de esa época.    
    Hoy viajamos y llegamos a  Petra, al sur del Mar Muerto, en Jordania, acá está todo tranquilo. Por la tarde visitamos el Monte Nebo, desde donde Moisés vio la tierra prometida, luego de salir de Egipto y viajar 40 años por el desierto al frente del pueblo judío, y alli cayó muerto, su tumba está en ese monte. Es un mirador en una montaña  muy alta, con una Capilla en memoria de Moisés, y desde allí se ve desde el Mar Muerto hasta Jericó, Samaría, Tiberías, Hebrón, Jerusalén, etc.
    Muy emotivo, en ese lugar en el año 2000 Juan Pablo II plantó un arbolito  de olivo,  junto a los Patriarcas Armenios, ortodoxos y el Jefe del Islam, en signo de paz entre las religiones monoteistas. Ese olivo ya tiene mas de 1,5 mts y la paz todavía no ha llegado, pero no hay que perder la esperanza.
    Luego atravezamos el desierto de Jordania para llegar hasta Petra, que son los pagos de Ruth, la moabita, y de Esaú, el hijo de Jacob y todos  sus descendientes, mañana visitaremos esos lugares.  
    El sábado viajaremos a Amman, que es la capital de Jordania, para tomar el avión de regreso el proximo domingo 1ª de septiembre. A Argentina llegamos el lunes 2 de septiembre.
    Un abrazo grande, desde aquí rezo por cada uno de Uds. y sus familias  Los quiero mucho!!

Más información:

Vicka llevó las apariciones a Israel

http://reinadelapazmedjugorje.blogspot.com.es/2013/09/vicka-llevo-las-apariciones-israel.html

La aparición une a israelies creyentes

http://reinadelapazmedjugorje.blogspot.com.es/2013/09/la-aparicion-une-israelies-creyentes.html


..