Adoración Eucarística en la Capilla del Santísimo Sacramento-Avellaneda-Buenos Aires

De lunes a viernes de 9 a 17 hs

Templo erigido en Honor de la Presencia Real de Jesús en la Eucaristía
Calle: 12 de Octubre 162 - Avellaneda
Capellán: Pbro. Mario Ghisaura

     El sábado 21 de marzo de 2009 se cumplieron 10 años de la Consagración del Templo del Santísimo Sacramento, erigido en Honor de la Presencia Real de Jesús en la Eucaristía.

Lunes 23 de marzo de 2009

Inicio de la Adoración Eucarística continuada, de lunes a viernes de 9 a 17 hs.
Santa Misa, Martes a Sábados,17 hs.


Todos aquellos interesados en participar, contactarse con:

mariavillarino@ciudad.com.ar

adrianafernandez@mensajerosdelareinadelapaz.org

Invitamos a leer: 

1. Llamado a una Hora Santa


2.
El valor de una hora de Adoración


Horarios de Misa:
Martes a Sábados: 17 hs.
Domingos: 11.30 hs
Confesiones: Martes, Jueves y Viernes 16.30 a 17 hs


Llamado a una Hora Santa

 

Querido hermano, querida hermana:

 

     Ésta es una capilla de Adoración Eucarística, donde el Señor, en el Santísimo Sacramento, está expuesto a la adoración de los fieles todos los días.

     La adoración eucarística es el gran don que el mismo Señor nos regala pero, para que pueda realizarse y sostenerse en el tiempo, es necesario que haya adoradores que quieran dejarse regalar una hora para estar con el Señor, verdaderamente presente en la Eucaristía.

     Cada adorador es un custodio de la Eucaristía y no sólo eso, también es un profeta de la Eucaristía, porque con su adoración silenciosa le dice al mundo: “Dios existe, Dios está aquí y por eso estoy adorándolo”.

     Si aún no estás anotado con una hora santa (una hora semanal de adoración) te sugerimos que lo hagas. Recuerda que éste es un don y como tal hay que acogerlo. Que si eres generoso con tu Dios, Él ha de serlo ciento veces más contigo. Que si todos los que vienen a adorar no se anotasen no sería posible tener la capilla abierta, porque debemos asegurarnos que siempre hay al menos una persona en adoración, ya que el Santísimo expuesto no puede quedar nunca solo.

     No temas decirle que sí al Señor porque si Él te llama no es para quitarte nada sino para darte. Esa hora semanal será la más rica de todas. Será la hora en la que se derramarán abundantes bendiciones sobre tu persona y sobre tantos otros, algunos incluso alejados de Dios. Y tú crecerás espiritualmente, encontrarás paz y alivio a las vicisitudes de la vida y te acercarás al Señor que te llama a su intimidad, a su amistad. 

     Incorpórate a esta comunidad eucarística que decidió unirse en torno al Señor en una cadena de adoración, para mostrarle su amor y su fe y para, recibiendo de Él amor y paz, llevarlos al mundo.

     Es muy consolador saber que por esa hora que das otros hermanos, algunos de ellos alejados de la fe, puedan acercarse al Señor para encontrar la salvación.

     Decídete por tu hora santa, sabiendo que, además, puedes venir cuando quieras, en el momento que quieras.

     Que el Señor bendiga tu decisión.

Equipo coordinador


SUBIR.

.

.


.